No cesa la problemática en este sector de la comuna cuatro, la tragedia de hace un año se está repitiendo y el temor invade a los pobladores, que se resignan simplemente a ver cómo la montaña se sigue ‘tragando’ las casas sin que nadie haga algo al respecto.


Aunque muchas de las familias damnificadas en noviembre de 2010 se marcharon de la zona de riesgo después de sucedida la emergencia de hace un año, como consecuencia de los incumplimientos de las autoridades con los subsidios de arrendamiento, la mayoría de las familias damnificadas han regresado a las ruinas que dejaron, dada la incapacidad de poder sobrevivir en otros sectores del municipio.

“En este momento estamos muy mal nuevamente porque la loma se está viniendo otra vez encima, y como a muchos no nos cumplieron con los subsidios de arrendamiento, tuvimos que devolvernos a las casas. En mi caso estoy viviendo otra vez en la zona que está en riesgo, a nosotros sí nos habían dicho que nos teníamos que ir en noviembre del año pasado, cuando aseguraron que nos iban a dar los subsidios de arrendamiento, pero eso sólo fue durante los primeros cinco meses y no volvieron a dar más. Regresé hace unos seis meses, anteriormente estaba viviendo en arriendo en el barrio Cazucá, pero la verdad es que la tierra se sigue viniendo encima y estamos asustados porque, al menos en mi caso, tengo tres hijos y la situación es preocupante debido a que se sigue deslizando la tierra. Tenemos media carretera tapada y nadie ha ido a auxiliarnos, así como tampoco hemos recibido ayudas de ninguna persona”, explicó Diana Ávila, habitante de La Capilla.

“La Alcaldía nos prometió unos subsidios de arriendo, nos los dieron los primeros meses pero luego se suspendieron y las familias estamos regresando a La Capilla. La montaña se está deslizando nuevamente y desafortunadamente no tenemos la ayuda de los bomberos, porque la vía está totalmente dañada y no sube ni el carro de la basura, ni el de bomberos, ni la Policía. La Alcaldía nos prometió unos subsidios de arriendo, no nos siguieron pagando y las familias estamos regresando al barrio. A mí me dieron $250.000 para pagar un mes de arriendo en el barrio Villa Sofía II, donde pude vivir tres meses. Pero como no se pudo seguir pagando nos sacaron y por ende tuvimos que devolvernos a la casa, allá ya llevo nueve meses, salí el 27 de diciembre de 2010 y regresé el 23 de marzo de este año”, agregó Adriana Calle.

Sumado a lo anterior, antenoche cayó un nuevo alud de tierra y tapó una casa, en la actualidad ya son tres las viviendas que están totalmente tapadas y tuvieron que ser desocupadas. Según afirman los vecinos, a buena parte de las familias no les han llegado los subsidios de arrendamiento. Adicionalmente, la misma comunidad es la que debe estar pendiente si hay un deslizamiento para avisar a los demás y así evitar que la emergencia sea mayor.

“Sabemos que en este Gobierno ya es poco lo que se puede hacer, pero viene un nuevo Alcalde y a él le decimos que si en verdad nos van a reubicar, que sea rápido porque estamos en un riesgo muy alto y necesitamos la ayuda de todos”, expresó Ávila.

“Necesitamos que se agilicen los trámites y las diligencias, no puede ser que por un papel u otro nos devuelvan las carpetas y nos nieguen los subsidios, siempre se encuentra un ‘pero’. Al Alcalde Nemocón le pedimos que tan pronto asuma la Alcaldía se acerque a La Capilla, él ya ha estado allá, nosotros estamos en un riesgo inminente. Hasta el momento todas las personas que salieron en la pasada ola invernal regresaron, son al menos unas 280 familias”, concluyó Calle.