El ‘reversazo’ de Saldarriaga con el puente de vidrio sobre el Salto del Tequendama

La propuesta del puente de vidrio sobre el Salto del Tequendama generó mucha polémica, sobre todo en el tema ambiental y presupuestal. Ahora Saldarriaga habla de un proyecto de avistamiento y de turismo pasivo.

El ‘reversazo’ de Saldarriaga frente al puente de vidrio sobre el Salto del Tequendama tiene varios motivos:

Según el mandatario, una razón tiene que ver con los derechos de autor, teniendo en cuenta que la idea que inicialmente presentó la Alcaldía de Soacha era una fiel copia del Puente Ruyi, en China, propuesta que fue motivo de críticas por posible plagio.

El segundo aspecto es el ambiental. Defensores del ecosistema en la zona siempre se opusieron a la idea porque la estructura atentaba contra especies nativas, y hay reserva de los protectores del Salto del Tequendama en términos ambientales y patrimoniales.

Además, la zona es un ecosistema de bosque de niebla que, además de capturar agua, retienen y almacenan el carbono atmosférico.

La tercera razón, aunque no ha sido reconocida por el alcalde Saldarriaga, tiene que ver con el tema presupuestal. Diferentes sectores y segmentos poblacionales de Soacha se han opuesto a la construcción del puente de vidrio sobre el Salto del Tequendama, teniendo en cuenta que costaría 22 millones de dólares, dinero con el cual se podría construir varios colegios y otras estructuras que necesita la ciudad.  

¿Y cuál es la nueva propuesta?

La nueva propuesta de Saldarriaga es más sensata y choca menos con el tema ambiental y presupuestal. Se trata de ‘El Balcón del Tequendama’, un proyecto que está en fase previa y que servirá de mirador para el paisaje y avistamiento de aves, y para el turismo pasivo.

Aunque no se conoce el proyecto en detalle, lo que se supo es que se trata de un mirador que no se ubicará sobre el cañón del salto, como se tenía proyectado el puente de cristal, sino que está 70 metros debajo de la vía, y para llegar a él se requiere hacerlo es ascensor, aunque su estructura también se piensa hacer en vidrio.

Básicamente es un mirador, no se trata de cruzar de lado a lado, sino que las personas que lo visiten puedan bajar, observar y se devuelvan. Es un proyecto más ambiental que turístico.

Finalmente, y en cuanto al tema presupuestal, ‘El Balcón del Tequendama’ costará 62 mil millones de pesos, casi 20 mil menos que el puente de vidrio.

Por ahora es una propuesta en la que se trabaja, pero lo que sí es seguro es que Saldarriaga se bajó del bus sobre la idea de construir el puente de vidrio en el Salto del Tequendama por las reacciones que generó la propuesta en los temas ambiental, presupuestal y derechos de autor.

Foto: Render Alcaldía Soacha

cargando...