Elementos responsables de los altos niveles de mercurio en Soacha

Luego de la divulgación del estudio que realizó un grupo de investigadores de la Universidad Central, en el que hicieron pruebas en varias localidades de Bogotá y en el municipio de Soacha, los expertos aseguraron que elementos como pilas, amalgamas, bombillos y pesticidas deben tener un control más riguroso.


El estudio reveló que en la localidad de Bosa y en el municipio de Soacha los niveles de mercurio son exagerados y que sobrepasan los estándares internacionales.

Así las cosas, los expertos piden un control urgente a la producción de estos elementos que contienen altos niveles de mercurio.

Si bien es cierto el estudio revela que las localidades de Bosa, Kennedy, Suba y Fontibón, y el municipio de Soacha son los territorios donde más concentración de mercurio hay, tanto en el aire, el suelo y el agua, los expertos consideran que el origen está relacionado con productos como bombillas fluorescentes, pesticidas y procesos industriales.

El profesor e investigador de la Universidad central, Edilberto Aponte, dijo recientemente a Caracol radio que los mayores índices de aire contaminado con mercurio se presentan en las cuatro localidades mencionadas:

“La zona occidental de la capital tiende a recoger la mayoría de los contaminantes que se liberan, ya sea por la tipografía o por los vientos de oriente que los transportan al occidente. En Bosa y Soacha se producen bombillas fluorescentes que hace un uso intensivo de mercurio. Cada bombilla fluorescente tiene entre cinco y ocho miligramos de mercurio”, explicó.

Para el profesor Aponte, estos contaminantes pueden ocasionar graves problemas de salud en los ciudadanos, como dificultades en materia neurológica y nerviosa: “El mercurio es alojado por cualquier órgano de nuestro cuerpo, afectando el sistema nervioso central y generando problemas neurológicos”, aseguró el investigador.

Los expertos llamaron la atención del Gobierno Nacional para que regule la producción de estos materiales que perjudican el medio ambiente: “Le rogamos a la Secretaría de Ambiente que le informe a la ciudadanía que las bombillas fluorescentes, que cada uno de nosotros tenemos en nuestros hogares, son productos peligrosos. La academia no puede suplir las funciones del Estado en cuanto a medición, acompañamiento y monitoreo, estamos ayudando pero, esto es para decirles que pongan esto en su agenda”, agregó.

Fuente: elespectador.com

cargando...