En lo que va corrido del año, el Grupo Anticontrabando de Cundinamarca (GAC) ha realizado 46 operativos de control a licores y cigarrillos en diferentes municipios del departamento, con el apoyo de las alcaldías municipales, las secretarías de Gobierno y la Policía.


Estas acciones, adelantadas en 31 municipios, han permitido la aprehensión de cerca de 2.000 unidades de licor con estampilla falsa, sin estampilla y adulterado; y 370 cajetillas de cigarrillos de contrabando. Además, fueron sellados 104 establecimientos, con sanciones que van desde los cinco hasta los 60 días.

Un importante golpe para resaltar lo constituye el desmantelamiento de una cocina de adulteración en el municipio de Soacha, que dejó como resultado tres personas infractoras puestas a disposición de las autoridades.