En Rincón de San Carlos, barrio de la comuna 6 del municipio, sus habitantes denuncian que a pesar de pagar el servicio de agua completo,  no tienen alcantarillado y que sus aguas residuales son conducidas al río Soacha,  lo cual genera problemas de salud pública y puede causar una emergencia ambiental.

El problema persiste a pesar de la legalización por asentamiento humano que se hizo hace 2 administraciones y las visitas que en su momento realizó la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá para instalar nueva tubería, pero que nunca  formalizó.

Rincón de San Carlos es un barrio que existe hace 14 años, tiene 73 viviendas y se legalizó por asentamiento humano en la administración de Juan Carlos Nemocon. Por lo tanto, es una zona que cuenta con servicios de gas, luz y agua, pero a pesar de que se paga alcantarillado no existe intervención alguna en este sentido, y el líquido residual es conducido al río Soacha y a la red del barrio vecino.  “Nosotros pagamos agua y alcantarillado, pero aquí realmente no tenemos una red propia, se hizo una pero fue conectada al Cardal,  estamos pegados a ellos”, dijo un habitante del sector.

Luis Acero es residente de Rincón de San Carlos; llegó al barrio hace más de 14 años desde que se inició a construir la zona. Él menciona que «hemos tratado de solicitarle al acueducto que nos solucione el tema de aguas lluvias y residuales porque la mayoría de habitantes están descargando las aguas al río Soacha y esto incrementa los malos olores, proliferación de vectores y en si una cuestión de salud pública”.

En este barrio de la comuna 6 de Soacha la población dice que se siente abandonada, que la inversión ha sido mínima y que aunque en su momento fue legalizado, no hay cartas de propiedad. En este sentido la comunidad insiste que hace 8 años  el acueducto de Bogotá fue a la zona, observó  y se comprometió a volver  nuevamente a mirar el proyecto, pero  nunca pasó. Aun así se paga el servicio completo sin tener alcantarillado.

Por su parte, Belisario Rodríguez, presidente de la Junta de Acción Comunal, menciona que con respecto a la vía que comprende desde la calle 13 hasta las carreras 15 y16 este,  donde debería haber intervención de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado,  “se tiene la certeza que hay una acción de tutela que se ganó y fue la T126 de abril de 1995, revisada por la Corte Constitucional para que no pasara tráfico pesado por la calle 13 debido a que no se ha arreglado por parte del acueducto, ya es un tema de salud pública lo que denunciamos, porque las casas y los negocios no pueden funcionar como debe ser. Ahora, por el hecho de descargar  las aguas residuales al río, desde el 2005 se han presentado dos inundaciones fuertes  que nos han afectado, incluyendo  a los barrios vecinos”, expresó.

Al observar documentos  para gestionar el alcantarillado en el barrio, “se estipula  que hasta Llano Grande ha existido intervención del acueducto, pero los residentes dicen que no es así. “No sabemos por qué se cobra el alcantarillado si no se ha hecho esa intervención”, sostuvo el presidente.

El líder comunal solicitó al nuevo alcalde y al mismo Acueducto de Bogotá que tengan en cuenta a Rincón de San Carlos y a los  4 barrios aledaños que sufren el inconveniente con las aguas residuales, “porque  a pesar de ser un asentamiento humano legalizado, no se ve el interés de solucionar la problemática”, añadió.

En su momento este medio solicitó respuestas a la Secretaría de Planeación y a las direcciones Bioambiental y de Servicios Públicos, pero no fue atendido argumentando que aún no estaban autorizados para dar declaraciones.