84 familias que resultaron damnificadas del invierno en 2010 y 2011 llegarán a vivir a este proyecto urbanístico que es construido por la Fundación Catalina Muñoz, con el apoyo de la Casa Editorial El Tiempo, Oxy, Terpel, Cemex, y la Alcaldía Municipal de Soacha. Las obras terminarán aproximadamente dentro de dos meses.



Mientras que las obras concluyen, un equipo de voluntarios estuvo el fin de semana en el sitio donde se construye el proyecto, con el objetivo de sembrar árboles, mejorar el entorno y adecuar el sitio antes de que las familias lleguen a habitar las viviendas. Dentro de las personas que realizaron la actividad, no sólo se encontraban los jóvenes voluntarios de la Fundación Catalina Muñoz, sino también varios funcionarios de la Administración Municipal, e incluso algunos de los hijos de las personas que vivirán en las casas:

“Si Dios quiere, en dos meses las familias ya van a estar acá, estamos terminando las casas, y vendrá una segunda etapa en la que vamos a adecuarlas por dentro, a pintarlas y a proveerlas de muchas cosas con la ayuda de la empresa privada. Estamos muy contentos y agradecidos con las entidades que se han vinculado a esta iniciativa: Casa Editorial El Tiempo, Terpel, Cemex y Oxy. Este es un sueño de todos, ver aquí a 84 familias va a ser algo muy gratificante, porque ellos fueron damnificados de la ola invernal, y sus casas se cayeron. En ese momento fue cuando la Fundación Catalina Muñoz y la Casa Editorial El Tiempo empezaron a hacer este proyecto, en el que hasta ahora vamos muy bien”, explicó Luz Dary Gómez, Presidenta y Fundadora de la Fundación Catalina Muñoz.

“No puedo ser ajeno a participar en una convocatoria tan linda, de tanto cariño y tanto corazón, esta es una fundación que ha venido haciendo estos desarrollos ‘con las uñas’, y como hay alrededor de 5000, nosotros hacemos parte de los voluntarios de la Alcaldía Municipal que el día de hoy acompañamos a sacar escombros, sembrar el césped, hacer limpieza y poner nuestro granito de arena en este lindo proyecto. Así como van las cosas, en un par de meses este proyecto estará concluido y listo para ser habitado. Acabo de enterarme que adicional a la construcción, el programa contempla, no con el compromiso sino más bien con el deseo, dotar de muebles estas casas, para que la gente no se traiga sus enseres viejos, a fin de no tener el recuerdo del mal momento que pasaron producto de la ola invernal”, manifestó el Alcalde Juan Carlos Nemocón, quien encabezó el trabajo de los voluntarios de la Alcaldía.

Otra de las personas que estuvo presente en la jornada de arborización fue la recién elegida Señorita Bogotá, Loly Fuentes, quien habló así acerca de su participación en el proyecto:

“Estoy en este proyecto hace aproximadamente mes y medio, comenzamos principalmente pintando las casas en un evento como este, y estamos aquí citados para terminar el arreglo exterior de las casas. Hoy colocamos el pasto dentro y fuera de las casas, porque estas tienen un jardín y además estamos arborizando. El trabajo no termina aquí, no es sólo ayudar a pintar o estar de voluntarios, sino que estas casas se entregan totalmente vacías, y como son 84 familias damnificadas, entonces necesitamos que la gente nos ayude para amoblar las viviendas y dotarlas de electrodomésticos, algo que nos sirva para que estas familias no tengan su casita vacía”, expresó Fuentes.

La misma Catalina Muñoz, en quien se inspira la obra de la Fundación del mismo nombre, resumió en una sencilla frase el significado que para ella tiene la obra que se realiza a favor de los damnificados del invierno en el municipio de Soacha: “Hemos buscado que estas personas tengan un lugar en donde vivir, de parte de nosotros queremos que se sientan bien, y que puedan vivir en un buen lugar”, dijo Catalina.

“Las casas nos gustan mucho”

Esta fue la exclamación de Daniel y David Guzmán, dos niños que junto a sus padres perdieron sus casas durante la ola invernal de 2010 y 2011. Ellos viven en la comuna cuatro y pronto podrán llegar a su nueva casa, para empezar una nueva vida junto a sus padres. Esto fue lo que dijeron:

“La casa me gusta mucho, están grande y chévere. Mis papás dicen que vamos a vivir acá y que aquí podemos aprender mucho. Yo vengo de Cazucá, y hoy es la primera vez que vengo a ver la casa, es algo un poco extraño, pero muy bueno”, exclamó Daniel.

“Me gustan las casas porque tienen segundo piso y son muy grandes, mis papás dicen que están muy bonitas, y que pronto vamos a venir a vivir aquí, podré jugar y hacer muchos amigos”, dijo David.

Historia de vida

Como suele pasar con toda obra social, la de la Fundación Catalina Muñoz está inspirada en un testimonio de vida de Luz Dary Gómez, quien además de ser Presidenta y Fundadora de esta entidad, es la madre de Catalina. Esto fue lo que contó Luz Dary:

“Dios es misericordioso, y como ejemplo de eso puedo decir el milagro que él hizo en Catalina, que estuvo al borde de la muerte y volvió a vivir. Fue a través de este milagro que se decidió crear la Fundación, por eso nunca vamos a perder la fe por nada, porque siempre las cosas se pueden ir solucionando. Quiero invitar a la gente a que apoyemos a todas estas familias, que las acojamos, y que ojalá puedan hacer su aporte, y poner su granito de arena. Necesitamos manos, necesitamos mamás que enseñen a hacer muchos trabajos, y personas que compren las cosas que hacen las mamás, a fin de recoger más fondos para poder continuar con las casas que ha hecho la Fundación. Hago también un llamado a todos los empresarios que quieran aportar y ayudar en esta causa”, concluyó.

Las personas o empresas que quieran apoyar la labor de la Fundación Catalina Muñoz, pueden contactarse al teléfono 4083015, o por medio de la página web www.fundacioncatalinamunoz.org.