El taponamiento del alcantarillado en el barrio Panorama se ha convertido en una de las problemáticas más sentidas para los habitantes de este sector, ocasionando que las aguas lluvias y residuales tengan que salir por los sardineles o devolverse por las tuberías de las viviendas.


El deterioro de las vías del barrio y el hundimiento del pavimento causado por el taponamiento del alcantarillado y la tubería, han hecho que el agua busque salida por las calles y que el pavimento se agriete totalmente.

“El alcantarillado ya está obsoleto, pues ya empezó a desviarse todo lo que son las aguas lluvias, la propias alcantarillas ya están rotas y estamos mirando por qué lado podemos trabajar con la comunidad, hemos golpeado puertas a ver qué personas o qué entidades nos puede colaborar al respecto. La Empresa de Acueducto nos manifestó que como nosotros no tenemos el barrio legalizado tienen inconvenientes en ayudarnos, este problema ya se le dio a conocer al señor Alcalde y a la Administración Municipal, pero hasta el momento no hay nada concreto”, manifestó Omar Ochoa, Presidente de la JAC del barrio Panorama.

“Vemos que en la entrada al barrio se rompieron los tubos, como el agua no está corriendo sino por fuera, cuando llueve brota por encima de las alcantarillas y de las losas, el agua que está saliendo por los sardineles ha ocasionado que las rejillas se tapen de arena, pedimos al municipio atención a las solicitudes que se le ha hecho”, agregó José Ángel Peña, vecino del Barrio Panorama,

Es tan preocupante la situación para la comunidad que han pensado en recoger dinero y mirar qué pueden hace entre ellos, ya que el temor por el que pasan a diario es que en cualquier momento se les hunda las calles. Muchos coinciden en que el pavimento es un cascaron y que no han recibido ayuda ni la visita de un ingeniero que pueda corroborar lo que han denunciado en los últimos años.

“Llevamos más de un año con el taponamiento, pues cuando llueve la situación es delicada, necesitamos una solución porque nosotros pagamos agua y alcantarillado, pero nadie nos ayuda destapando las tuberías; estamos ya en últimas esperando que se tapone totalmente para así mirar qué hará el municipio o las entidades correspondientes.
No me quiero imaginar cuando este barrio entre a tener problemas de salubridad y las aguas comiencen devolverse sin ningún control”, concluyó Eduardo Rojas, vecino del Barrio Panorama.