Sembrando cultura y arte, fue el nombre del evento que se realizó el pasado sábado en la concha acústica de Compartir, con ocasión del cierre del proyecto que la Fundación Familias para el Progreso (Fappro), realiza desde hace varias semanas con los jóvenes que habitan en ese sector e integran el Colectivo Vivir, Construir, Sentir la Comuna Uno de Suacha.


En el marco del proyecto se realizaron varios talleres en los que los jóvenes tuvieron la oportunidad de capacitarse en temas como elaboración de grafitis, producción musical, e incluso microfútbol, a fin de dar a estas personas una opción para sana ocupación del tiempo libre, ofreciendo alternativas para su desarrollo personal:

“La idea de este evento fue hacer alusión a todos los talleres que se realizaron en la segunda etapa del proyecto, en los cuales se trabajaron temas como el deporte, el arte y la cultura, a través de actividades de grafiti, producción musical y técnicas de dibujo. Hoy estamos haciendo el cierre de todo el proyecto, que finalizará el próximo miércoles…

… Hicimos muestras de grafiti en la entrada de la concha acústica, además se realizó un partido de microfútbol, aplicando todas las técnicas basadas en la convivencia. También tuvimos muestras de producción musical, mostrando lo que los jóvenes han aprendido, pues ellos compusieron canciones basados en la convivencia y otros valores”, explicó Fabiola Murcia, Representante legal de Fappro.

Vale la pena mencionar que en Santa Ana se realizó un mural, en el que participaron todos los jóvenes que habitan este barrio, sumado a aquellos que han participado en los talleres de grafiti. La realización de los talleres ha beneficiado hasta el momento a unos 500 jóvenes, de ellos, cerca de 200 han participado en la presente fase del proyecto.

“Nosotros estamos trabajando con Fappro en el taller de producción musical, desde hace aproximadamente mes y medio. Allí participamos varios muchachos, y la verdad ha sido algo muy bueno, porque hemos logrado varias cosas con esto, pues así estamos alejando a los jóvenes de las calles, la marginación, y todo aquello que nos daña. Nos gustaría que se realicen más talleres para poder vincular a más personas”, expresó Juan Manuel Moreno, habitante del barrio San Nicolás.

“En el taller realizamos composición musical y manejo de máquinas para la producción. Tuve una participación hecha con responsabilidad y compromiso, hubo mucha constancia y mucho empeño en las actividades propuestas por el proyecto”, concluyó Jonathan Aguirre, habitante de la comuna uno.

La idea es dar continuidad al proceso, respondiendo así al interés de los jóvenes de la comuna uno, que están motivados y han pedido que se continúe con la iniciativa.