La mujer desaparecida en Bogotá fue vista por última vez en la madrugada del pasado domingo, pero en la tarde del martes fue encontrada deambulando en una calle de Soacha.

Al parecer y de acuerdo a lo manifestado por las autoridades, la desaparición de personas en Bogotá tiene que ver con bandas criminales que utilizan escopolamina u otras sustancias para hacer perder la conciencia a la víctima y robarla o, incluso, violarla.

En el último mes se han conocido varios casos donde las personas desaparecen misteriosamente y luego son encontradas deambulando. Un ejemplo fue lo que sucedió con Felipe Mejía, un bogotano que falleció por sobredosis de escopolamina, o con el estudiante de la Javeriana que desapareció y luego fue hallado deambulando en una calle de la localidad de Santa Fe.

Pero volviendo al caso de Allison Guerrero, la mujer encontrada en Soacha, había sido reportada como desaparecida desde hace tres días y no se conocían pistas de su paradero.

Cuando fue vista por última vez en Bogotá, vestía blusa blanca, chaqueta negra, jean azul y zapatos negros, pero luego desapareció misteriosamente.

Lo que manifestaron las autoridades, sin dar mayores detalles, es que el martes en horas de la tarde se reportó que la mujer encontrada en Soacha estaba deambulando en una calle, y al parecer había sido escopolaminada para robarla y luego fue abandonada a su suerte.

 La joven mujer fue remitida a un centro asistencial y se encuentra recuperándose de la sobredosis de escopolamina que recibió.

Foto: cortesía