El Colectivo Ambiental Juvenil Cajusua es una organización social  de la comuna uno del municipio de Soacha que pretende visibilizar  las riquezas ambientales y ancestrales del territorio, así como las  problemáticas que afectan el desarrollo del municipio para generar estrategias de cambio y apropiación.

Una organización que le apuesta a fortalecer el  sentido de pertenencia visibilizando las riquezas  ambientales y ancestrales de Soacha”,  es el lema del colectivo social.

La organización ha identificado que los humedales son ecosistemas  estratégicos y vitales para el crecimiento del municipio y sus  comunidades, sin embargo, varias problemáticas los aquejan  por el desconocimiento y falta de apropiación de la comunidad  que los rodea.

El colectivo ambiental pretende fortalecer el sentido de pertenencia  de los habitantes del municipio de Soacha, mediante la visibilización  de productos audiovisuales que darán a conocer la riqueza  ecológica, ancestral y cultural del territorio.

“Hago parte de esta organización con la que tenemos la intensión de sensibilizar, concientizar y comunicar sobre la importancia de los humedales de Soacha, para que los habitantes los conserven y los protejan”, dijo Estefanía León, integrante de Cajusua.

Como parte del evento organizado por el colectivo, la organización realizó  una salida investigativa al humedal la Chucuita en el municipio de  Soacha; esta actividad se desarrolló en el marco de la iniciativa  “Del parque al humedal” que pretende conocer el estado actual  de todos los humedales mediante un recorrido exploratorio y un  muestreo en la calidad de sus aguas, soportado en tres líneas de  investigación: Agua y Biodiversidad, Historia Ambiental y Justicia  Ambiental.

Algunos participantes de la organización son niños de 6 a 12 años y sus padres. “Hacemos actividades artísticas, deportivas y de tejido comunitario para que la misma comunidad se apropie de estos espacios, para que visibilice que si no hay unión no hay nada”, concluyó Luis Rodríguez, integrante de Cajusua.

Por: Yineth Camila Castillo Guerrero