Luego de las múltiples incomodidades para movilizarse por una empinada calle, unas 25 familias del sector Rincón de Tibanica, en Cazuca, decidieron realizar un trabajo de gestión ante diferentes entidades con el fin de conseguir materiales y recursos para construir los 120 metros de la vía.


cazuca-.jpg

Además de estas familias, más de 2 mil personas de El Progreso, La Isla, Rincón del Lago, El Recreo, se beneficiarán de la nueva obra.

La propuesta de estas personas fue aceptada por el Grupo Ladrillo Verde, que de inmediato autorizó la entrega de varios viajes de material para la fabricación de las escaleras y que les sirviera de base para los andenes.

De inmediato, también estudiantes del Centro Cultural y Deportivo Monte Verde determinaron contribuir con cemento, arena, mixto y recebo para llevar a feliz término el sueño de estas familias.

“Estas vías las debe construir el Estado, pero mientras lo hace, lo que podemos hacer es un acompañamiento para mejorar las condiciones de movilidad en que se encuentran estas familias”, comentó Andrés Borbón del Centro Cultural.

Las tareas comenzaron el 16 de junio con la llegada del material y de inmediato, las familias, con la ayuda de vecinos y de los propios estudiantes, se dieron a la tarea de arrancar pasto, nivelar los pisos y movilizar materiales.

“Esto se convirtió en una fiesta. De un lado a otro corría cada uno cumpliendo con sus funciones, desde llevar los baldes, hasta servir la gaseosa a los ayudantes. Fueron más de cinco jornadas de trabajo, en los cuales participábamos más de 40 personas, pero gracias a Dios y a este esfuerzo tenemos ahora un camino decente, por el cual podemos movernos y llegar más tranquilos a nuestras casas”, dijo Eladio Vargas, uno de los beneficiados.

El 27 de julio se dieron las últimas paladas para luego barrer y limpiar el sitio y celebrar el cambio que se ha hecho.

En dos años de colaboración, el Grupo Ladrillo Verde ha contribuido a más de 150 familias para que mejoren sus condiciones de vivienda y cambien los trozos de madera, latas y plásticos, por materiales de arcilla.

“Cazucá está estigmatizada, tiene graves problemas, pero no por ello tenemos que abandonar a tantas personas buenas, nobles, trabajadoras, luchadoras y que buscan un mejor bienestar cada día. Nos unimos al pensador que decía que no existe el frío, sino ausencia de calor, que no existe la oscuridad, sino ausencia de luz, que no existe el odio, sino ausencia de amor y que no existe la maldad, sino ausencia de bien”, agregó Andrés Borbón.

“Esperamos que nazcan otras iniciativas de este tipo para poder contribuir de alguna manera mejorar, para buscar desarrollo, para cambiar las incomodidades con que viven muchas personas que queremos y apreciamos por ser grandes seres humanos y grandes colombianos”, concluyó Helmut Klinge, gerente de Gredos.

Por: Guillermo Romero Salamanca