El aumento de la temperatura en todo el departamento y el incremento de las lluvias, producto del cambio climático, pondrán en mayor riesgo la provisión de alimentos, a las viviendas y las vías del departamento, según un estudio que realizó el Ideam.


El análisis, que fue financiado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), señala que Cundinamarca hace parte de las zonas de Colombia que tienen riesgo medio por los efectos del calentamiento global y ocupa el lugar 18, entre los 32 departamentos del país, con más peligros por efectos del calentamiento global.

Allí también se tiene en cuenta que se afectarán en menor medida los recursos hídricos, la biodiversidad y la salud humana.

Pero la seguridad alimentaria, que atañe a la disponibilidad suficiente y estable de comida para la población, es el ámbito en el que más se verá afectado el territorio cundinamarqués, seguido del hábitat humano –que corresponde a las viviendas y a los servicios públicos– y la infraestructura que tiene que ver con vías y fuentes energéticas.

El cambio climático, además, generará que la temperatura aumente en general en todo el territorio; las provincias de Alto, Centro y Bajo Magdalena, en el occidente del departamento, y la de Medina, en el oriente, serán las que registrarán más calor.

Entre tanto, las lluvias serán más fuertes en lo que corresponde a las provincias de Ubaté, Sabana Centro y Occidente, Soacha, Sumapaz, todas ellas en el norte y centro del departamento y que limitan con Bogotá. Pero también la pluviosidad irá en ascenso en el Alto Magdalena, en el occidente.

Precisamente la capital colombiana, señala el informe, es la ciudad del país con más riesgo en el país de ser afectada por el cambio climático. Y 15 municipios tienen un riesgo alto de ser los más afectados en todos los ámbitos por el fenómeno climático.
Girardot y Cota son las poblaciones que saldrán peor libradas.

Las zonas de las provincias de Centro y Bajo Magdalena, en el occidente, son las que tienen mayor vulnerabilidad por el cambio climático, en especial en los municipios de Puerto Salgar, Guaduas y Chaguaní. Una situación similar se detectó en Sabana Occidente y Sabana Centro, ambas provincias al norte de Bogotá. Madrid, Mosquera, Funza y El Rosal son las poblaciones que tendrían más problemas.

Fuente: Eltiempo.com