Así lo reconoció la misma empresa Transmilenio al indicar que los ataques la destruyeron casi en su totalidad. Reconstruirla tomará cerca de 6 meses y ahora miles de usuarios están afectados.

Transmilenio dijo que los daños a toda la infraestructura del sistema debido a los actos vandálicos que se han presentado desde el pasado 28 de abril, suman 18.840 millones de pesos, plata que saldrá en su mayoría del bolsillo de los habitantes de Bogotá y Soacha.

El vandalismo que ha actuado durante las protestas ha afectado también a los buses, unos han sido quemados, otros rotos, y otros, pintados. “La gente ha tenido que caminar largas distancias para llegar a sus trabajos o a sus casas. No se ha podido retomar la normalidad del servicio”, comunicó Transmilenio.

Datos remitidos por el sistema indican que de los 2.357 buses troncales que tiene el sistema, 708 han tenido algún tipo de afectación, y de los 6.200 buses del componente zonal del SITP, 792 han resultado con daños, 5 de estos han sido incinerados. En cuanto a estaciones, de las 142 del sistema, 122 han sufrido algún tipo de afectación.

Igualmente, la empresa comunicó que al menos 500.000 usuarios se han visto afectados por la vandalización y destrucción de las estaciones y buses que están fuera de servicio.

Las dos estaciones que resultaron más afectadas por los actos vandálicos son las del Tintal en Bogotá y San Mateo en Soacha. Esta última fue prácticamente destruida en su totalidad y reconstruirla tomará cerca de 6 meses, además de la afectación a miles de usuarios que deben tomar otro medio de transporte, caminar o intentar desplazarse hasta el portal del Sur.

“Después de que suspendieron el servicio de Transmilenio me ha tocado bandearme como sea, unos días he caminado, cuando me recogen los colectivos me subo ahí, y algunos días he cogido la ruta circular, pero la verdad los que estamos afectados somos los que necesitamos desplazarnos”, dijo Rubiela Sandoval, residente en Hogares Soacha.  

Finalmente, Transmilenio reveló un estudio que indica el grave daño causado a los usuarios. “Al menos 2,5 millones de personas han tenido dificultades para llegar a sus trabajos, entre ellos miles que forman parte del personal de salud que atiende a los pacientes con Covid-19”.