Un encuentro con prácticas ancestrales reunió en el Parque Cagua a 215  estudiantes de diferentes instituciones educativas del municipio donde pusieron a prueba las destrezas físicas y agilidades mentales.

Por 48 horas los jóvenes vivieron una experiencia al aire libre, más cerca de la naturaleza y con la misión de representar algunas tribus indígenas del país como: muisca, pijao, wayuú y witoto; una forma poco convencional pero divertida de apropiación territorial, a través del rescate de las costumbres y enseñanzas de los indígenas.

Retos de agilidad mental, desafíos de resistencia y pruebas de fuerza con elementos de la naturaleza, estuvieron a la orden del día en este campamento donde también los asistentes celebraron una ceremonia especial junto al agua y el fuego.

Adicionalmente, los estudiantes aprendieron sobre la técnica de campismo, al armar sus propias carpas, crear fuego y vivir una experiencia alejados del ruido de la ciudad, en torno a espacios medioambientales. Los mejores en las actividades descritas ganaron un cupo especial para poder asistir al Campamento Departamental Juvenil que se realizará en el municipio de Sibaté.

Los soachunos asistentes al campamento a partir de la recreación, el deporte y la práctica de campismo aprovechan el tiempo libre y disfrutan de los espacios abiertos de su ciudad.