Falta de agua origina protesta de los habitantes del barrio El Mirador de La Veredita

En la mañana de ayer lunes, un grupo de habitantes de este sector de la comuna dos realizó un plantón frente a la Alcaldía Municipal con el fin de manifestar su inconformismo por la falta de este servicio, teniendo en cuenta que la motobomba que hace llegar el agua hasta las viviendas no puede ser operada, dada la ausencia de un fontanero que realice esta función.


Son más de 25 años los que llevan los habitantes de este barrio afrontando el mismo problema, pues a pesar de que en diciembre pasado fue legalizado el sector, allí todavía no existen redes de acueducto y alcantarillado que permitan proveer el servicio de una manera digna y eficiente a los cerca de 120 hogares que conforman el sector, cada uno con un promedio de 4 a 5 personas.

Respecto a lo anterior, la única forma que se ha encontrado hasta el momento para que el servicio llegue a cada casa, es por medio de una motobomba que se surte del agua que la EAAB le vende a los habitantes de El Mirador, sin que eso signifique que el vital líquido llegue con frecuencia a las viviendas, pues el tiempo máximo que se puede disfrutar del servicio es de una hora diaria.

“La manifestación de hoy es para que nos manden un Fontanero que se encargue de operar la motobomba, a fin de que nos llegue el agua hasta las casas. Ya llevamos 25 años con el mismo problema, y aunque tenemos esa alternativa, el servicio llega sólo por una hora diaria. Además nos están cobrando por lo que no nos están dando, la facturación llega a unas casas por 28 metros cúbicos, y en otras por 30, eso se traduce en un costo promedio de $36.000. Cuando hay agua, esta llega sectorizada, como si nos dieran turnos para poder tenerla”, explicó Efrén Mojica, habitante de El Mirador.

“Sólo estamos recibiendo una hora diaria de servicio de agua, en ese tiempo tenemos que recoger el líquido, rellenar las vasijas y tenerlas ahí hasta que coja lama. Cuando se daña la motobomba tenemos que cargar los galones de agua desde La Veredita hasta El Mirador, pero eso no se justifica porque hay niños pequeños y adultos mayores que no pueden con esos trabajos. Estamos pagando una factura de $36.000 a la EAAB, a pesar de que no tenemos redes de acueducto. Como las aguas permanecen en las canecas por mucho tiempo, ese reposamiento está generando problemas en la piel a los niños, y muchos hongos para las demás personas”, agregó Flor Martínez, residente de El Mirador.

Martínez aseguró que las anteriores administraciones han dicho que la problemática se va a solucionar, pero ha pasado el tiempo y los gobiernos nada han hecho al respecto. Por esta razón hizo un llamado a la Administración Municipal para que de una vez por todas solucione la dificultad.

“Esta es la hora en la que no nos han enviado el fontanero, por eso nos vimos obligados a venir hasta acá. Nos mandaron un funcionario de la Alcaldía, él nos dijo que a partir del jueves nos iban a contratar al Fontanero. Esperamos que nos cumplan y nos ayuden con esta situación, porque la contratación de esta persona la hace directamente la Alcaldía”, expresó Francisco Gil, vecino de El Mirador de La Veredita.

Respuesta de la Secretaría de Infraestructura

En medio del reclamo de los habitantes de El Mirador, algunos representantes de la comunidad dialogaron con el Secretario de Infraestructura Guido Covelli para buscar soluciones a la compleja situación que se vive en el sector. El resultado fue la suscripción de algunos compromisos en los que esta Secretaría aseguró que se hará la gestión para hacer la viabilización con el fin de dotar de agua potable al barrio por medio de las entidades pertinentes. Adicionalmente el Fontanero que prestaba sus servicios, regresará a partir del próximo jueves para continuar con la provisión del servicio del agua a la comunidad.

Se espera entonces que desde el próximo jueves se empiece a prestar nuevamente el servicio de agua a los habitantes de El Mirador, así como también que en el corto plazo se empiecen a realizar todas las acciones pertinentes para llevar agua potable a esta comunidad.