Parlamentarios promueven proyecto de ley que busca bajar el ingreso de los productores de gasolina, etanol y biodisel.

El debate sobre los precios de los combustibles volvió a agitarse, tras la puesta en marcha de una campaña de recolección de firmas para la presentación de una iniciativa popular normativa, cuyo lema es ‘Firme por unos precios justos para los combustibles’.

La idea, promovida desde la Comisión de Seguimiento a los Combustibles del Senado de la República, busca en su primera fase la recolección de 150.000 firmas que respalden la presentación de un comité promotor ante la Registraduría Nacional del Estado Civil.

Una vez este comité quede inscrito, iniciará la recolección de las 1,5 millones de firmas que se requieren para la presentación del proyecto de ley de iniciativa popular.

El objetivo principal de la propuesta legislativa es la modificación del ingreso que reciben los productores (Ecopetrol en el caso de la gasolina y de las empresas productoras de etanol y biodiesel) por procesar, refinar el petróleo y transformarlo en gasolina o en ACPM. En la actualidad este valor lo regula el Ministerio de Minas y Energía.Para calcular el precio al productor se toma el valor del petróleo en el mercado internacional, porque Ecopetrol se surte de sus socios para ‘cargar’ las refinerías y debe pagar ese insumo al mismo precio que si estas empresas lo vendieran en el exterior.

El senador Luis Fernando Velasco señala que se busca una fórmula basada en los costos internos de producción del combustible, sin tener en cuenta la cotización del barril de petróleo en los mercados internacionales.

De acuerdo con el Ministerio de Minas, para junio el ingreso al productor en la gasolina corriente fue de 4.311,55 pesos, lo que equivale al 50,7 por ciento del precio final de referencia al consumidor en Bogotá.

Los promotores de esta ‘firmatón’ creen que al replantear la fórmula de ingreso al productor, el costo por galón bajaría alrededor de 1.000 pesos. Señalan que no se busca que la petrolera (único refinador del país) deje de ganar, sino que obtenga lo justo. Señalan además que parte del alto precio que cobra el productor radica en que Ecopetrol sólo obtiene un 74 por ciento de productos valiosos por cada barril de crudo que procesa, mientras que en el mundo el porcentaje es del 92 por ciento.

El Gobierno, que ya analiza alternativas para suavizar las alzas que generan los altos precios del petróleo en el mundo, insiste en que la política de los combustibles va más allá de la fijación de los precios al consumidor.

En el reciente congreso petrolero, el director de Hidrocarburos del Ministerio de Minas, Julio César Vera, aseguró que el país debe entender que la política sobre combustibles también busca garantizar el abastecimiento confiable y que, para ello, se requieren inversiones en exploración de nuevos yacimientos productores, así como modernización de refinerías, las cuales hoy deben procesar un petróleo más espeso (pesado), pues éste es el que está predominando en la producción del país. Solo la modernización de las refinerías necesitará recursos del orden de los 9.000 millones de dólares.

-Minoristas sedientos

La Asociación Colombiana del Petróleo (ACP) terció en el debate, al decir que si se le reducen los ingresos a Ecopetrol no hay ninguna garantía de que los distribuidores minoristas bajen el margen que cobran, el cual es libre.

El presidente del gremio, Alejandro Martínez, dice que un sector de los distribuidores está todo el tiempo con una sed insaciable de obtener más recursos, mirando lo que tienen los otros eslabones de la cadena.

“Están apelando al Gobierno y al Congreso, buscan ver qué prebendas les dan”, dijo el directivo.

Gobierno tiene propuestas sobre la mesa para ‘suavizar’ las alzas

El Gobierno ya analiza las iniciativas presentadas por el Ministerio de Minas, que buscan aliviar el impacto de los precios del petróleo en el costo de los combustibles.

Dos de ellas están encaminas a ahorrar parte de los recursos de más que está recibiendo el Ejecutivo por estos altos precios (vía Ecopetrol y Agencia Nacional de Hidrocarburos), para utilizarlos en reducir el déficit del Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles, que a abril superó los 900 mil millones de pesos.

Según el Ministerio de Minas, este saldo en rojo obedece a que las alzas del crudo no se les han trasladado totalmente a los consumidores.

Otra idea que toma carrera es la fijación de un esquema de impuestos en el que las tasas de los gravámenes bajarían cuando suban los precios del crudo y viceversa.

Un análisis en este sentido lo adelanta Terpel, compañía que está mirando la política de países como Malasia, Chile, Perú y Panamá, para formular una propuesta que le pasaría al Ejecutivo.

El Gobierno ya tiene estudiada la nueva política de precios, que mirará las tendencias históricas internacionales y no la coyuntura actual. Las propuestas que toquen los impuestos a los combustibles se presentarían al Congreso a partir del 20 de Julio.

Fuente: Portafolio.com