Bolsa mágica de la NASA que recicla cualquier líquido, incluso la orina, convirtiéndolo en bebida isotónica.


El 8 de julio partirá el transbordador Atlantis en el último vuelo del programa espacial, con él irá también un experimento más llamativo: una «bolsita mágica» -similar a las de las transfusiones de sangre- que es capaz de transformar cualquier líquido (léase bien: cualquier clase de líquido) en una sabrosa bebida isotónica, como el tradicional gatorade.

La gracia de la bolsa llamada Forward Osmosis Bag (FOB) es que no requiere asistencia energética para efectuar su proceso (a diferencia de sistemas de reciclaje anteriores), sino que funciona por, como su nombre dice, osmosis forzada.

“La osmosis forzada es la difusión natural del agua a través de una membrana semi permeable, desde una solución de menor concentración hacia una solución de mayor concentración. La membrana semi permeable actúa como una barrera que permite que las moléculas pequeñas como el agua pasen, mientras que bloquea las moléculas más grandes como sales, azúcares, almidones, proteínas, virus, bacterias y parásitos”, explicó la NASA.

En definitiva, la bolsa se puede llenar con cualquier líquido (incluida la orina) y la presión osmótica hace que las moléculas de agua se filtren para luego mezclarse con la solución de azúcar concentrada, sin necesidad de electricidad, calor o agitación. El proceso de fusión le toma entre cuatro y seis horas y queda listo para beber.