Así se puede definir a esta mujer que recientemente fue ratificada en el cargo de Directora Administrativa de la Secretaría de Educación por el Alcalde José Ernesto Martínez, luego de una larga y amplia trayectoria al servicio de la Administración Municipal durante más de 18 años.


capturados-Facatativá

capturados-Facatativá

Desde que empezó su escala en la Carrera Administrativa como Coordinadora de Archivo, Gina ha tenido la oportunidad de superar cada uno de los retos que le ha sido impuesto, algo que precisamente le ha dado la posibilidad de asumir este nuevo rol para su vida al servicio de la comunidad.

Su nombramiento en el actual cargo es el premio a la perseverancia, a la superación, a la constancia y es la muestra que la Administración pública también reconoce a los funcionarios que se preparan para ascender. Ella pasó de ser Secretaria Académica de un colegio, a desempeñar la Dirección Administrativa de la Secretaría de Educación de Soacha.

En diálogo con Periodismo Público.com, la Directora compartió una breve anécdota de su vida profesional, personal y de familia, hablando acerca de cada una de las experiencias que ha tenido y el orgulloso que siente al ser una soachuna raizal 100% arraigada a su cultura, así como también de las expectativas que tiene y lo que viene para ella en adelante:

Periodismo Público: Luego de una destacada labor de varios años al servicio de la Administración Municipal, usted es nombrada como Directora Administrativa de la Secretaría de Educación, ¿cómo se logra ese reconocimiento?

Gina Fabiola Escobar: Después de una lucha ardua de varios años, es algo que no se logra de un día para otro y se había venido solicitando desde hace mucho tiempo en diferentes administraciones. Afortunadamente creo que quien decide todas las cosas es Dios y él quiso que este fuera ese momento, yo lo venía pidiendo desde hace mucho tiempo porque no sólo me he venido capacitando de manera profesional, sino de distintas formas y en diferentes niveles como el Técnico, el Tecnológico, el Profesional y la Especialización. He podido tener todas las etapas del conocimiento, pero aún teniéndolo nunca antes había logrado un reconocimiento como el de ahora con este ascenso. Se ha demostrado que sí es posible la aplicación de la normatividad de la Carrera Administrativa para las personas que ingresamos al servicio de la Administración, precisamente con la idea de hacer esa carrera, pues si se estanca no sería carrera y si uno inicia en un cargo la idea es profesionalizar lo que uno realiza, esto no se diseñó para ingresar en un cargo de auxiliar y quedarse ahí.

PP: ¿Cómo se vincula usted a la Carrera Administrativa?

GFE: Estoy próxima a cumplir 18 años al servicio de la Administración y precisamente lo que ha impactado con el nombramiento es que a pesar de haber tenido ese sentido de profesionalización, no había logrado que se me diera aplicación a la normatividad de Carrera Administrativa, así fuere en figuras como el cargo y la comisión, sino que siempre había estado estancada en el cargo para el cual me había presentado desde un principio. No sé si me apresuro en decirlo, pero a veces hace falta voluntad de las personas que en su momento están desempañando los cargos donde se les puede realizar esos reconocimientos, esto es de Ley, no de favores ni tampoco de afectos políticos o personales, la norma así lo dice, entonces si uno se profesionaliza tiene derecho a ascender en la carrera. Hago parte de una lista de elegibles desde que concursé en al año 2005 para el cargo de Inspector de Policía y como el Municipio no había sacado a oferta de concurso sus cargos en vacantes definitivas, concursé para el Municipio de Madrid y obtuve el segundo puesto para desempeñarme en el mismo puesto. Cuando las administraciones se desprendan un poco de las cuestiones políticas y personales, y sean capaces de mirar a sus trabajadores como esas personas que se están profesionalizando y reconozcan sus derechos, la calidad de la prestación del servicio va a cambiar para que el ciudadano reciba lo mejor.

PP: Precisamente, ya son casi veinte años al servicio de la Administración Pública, hagamos un breve recuento de lo que ha sido su gestión y los cargos que ha ocupado en este recorrido que la ha llevado al lugar donde se encuentra hoy

GFE: Yo accedí en un principio al cargo de Coordinadora de Archivo (como se llamaba en ese entonces), ahí empezó mi vinculación con la Administración y en estos 17 años he desempeñado labores en diferentes partes. Trabajé en el Sisbén, en Recursos Humanos de la Alcaldía, el Archivo Municipal, he sido Secretaria académica en varios colegios y finalmente llegué aquí como Directora Administrativa por medio del reconocimiento y la aplicación de la norma que en su momento realizó el Dr. Iván Moreno Escobar, quien al conocer mi caso concluyó que debería aplicar esa normativa, por lo que decidió darme la oportunidad tan pronto como estudió mi Hoja de Vida. Ahora continúo con la ratificación que me hizo el Dr. José Ernesto Martínez.

PP: ¿Todo este tiempo lo ha desarrollado en Soacha?

GFE: Sí, siempre he estado acá dentro del municipio y la capacitación que he obtenido ha sido con mis propios recursos, aunque también he contado con el apoyo de la Administración, pues cuando uno está laborando la capacitación siempre es en horas de la noche, entonces en ese sentido, aunque no conté con un apoyo económico sí tuve una ayuda para que pudiera ir a mis clases y obtener mis títulos.

PP: Para la gente que no la conoce, ¿quién es Gina Fabiola Escobar?

GFE: Soy una raizal de Soacha, mi familia se conoce de antaño y es una de las 3 o 4 familias tradicionales que se conocen como raizales del Municipio. Acá se reconocen a las familias Bogotá, Chía, Ramírez y por supuesto los Escobar. Soy la segunda hija de un hogar conformado por Jorge Enrique Escobar y Margarita García. Tengo cuatro hermanos, un hombre (el mayor) y tres mujeres, con una hermana docente, un hermano que inició sus estudios de Administración de Empresas sin poder culminarlos y mi hermana menor que es una persona que ha cultivado la tradición familiar de hacer almojábanas. Nosotros somos de las familias pioneras en la realización de este producto, llevamos más de 100 años haciéndolas y precisamente mi hermana siguió la tradición de mi Mamá que le dejó su negocio. Siempre hemos estado realizando almojábanas con mucho orgullo. Hace poco hice una Especialización donde estuve con personas de la talla de José Gregorio Hernández, quien fue uno de los docentes que dictó esa cátedra en Derecho Constitucional y cuando hablaba siempre les expuse mi origen y les comentaba lo orgullosa que me sentía de ser alguien cuya familia conserva esas tradiciones. Lo que para muchos es quizá un motivo de vergüenza, para mi es motivo de orgullo, me siento muy orgullosa de que la gente sepa que mi familia elabora almojábanas en Soacha.

PP: Queda una enseñanza de tener muy marcada la cultura del Municipio y fomentarla no sólo dentro, sino también fuera de la ciudad

GFE: Exacto, me parece que es fundamental que las personas que somos raizales y los mismos hijos adoptivos del Municipio tomemos conciencia de la importancia de seguir preservando toda esa cultura y tradición del Municipio, no sólo con la elaboración de las almojábanas sino también con toda la cultura local, hay que conservar las cosas que nos puedan identificar en otros lados. Así como a Santander lo identifican con su Plato del Cabrito o en Boyacá las arepas, que a nosotros nos identifiquen con las cosas de la Gastronomía y también las cosas culturales, porque tenemos grandes vestigios de la antigüedad que muy pocas personas conocen. Me parece importantísimo que desde los colegios se fomente eso y se diga qué cosas tenemos que preservar y de qué nos podemos sentir orgullosos.

PP: Hablemos ahora de su rol como mujer, como madre y como esposa para poder conocerla un poco más a fondo.

GFE: Contraje matrimonio hace 37 años con Jorge Vásquez, ha sido una relación estable y bonita de la cual tenemos tres hijos que me hacen sentir orgullosa. Mi hija mayor le ayuda a mi hermana en la elaboración de las almojábanas, mi siguiente hijo es un Ingeniero Ambiental y en la actualidad se encuentra cursando una Especialización en Derecho Ambiental. Mi hija menor estudia Zootecnia y actualmente se encuentra en Décimo Semestre. Con ellos he podido comprobar que esa inteligencia que Dios nos ha dado debe ser puesta al servicio de la sociedad o si no sería una inteligencia perdida. Pienso que mis tres hijos están poniendo en práctica ese pensamiento.

PP: ¿Qué expectativa tiene frente al reto que acaba de asumir?

GFE: Son muchas, pero el tiempo las limita más aún con los poquitos meses que le quedan a esta Administración. Queremos sembrar una semilla de la cual podamos recoger frutos o bien dejar para que luego los recojan. Esta semilla debe ser la del pensamiento de cambio, mejoramiento de los procesos, de llegar a la comunidad educativa. Pienso que uno de los sectores que debe tener un derecho preferencial y una mención especial, es precisamente la Educación, pues cuando se educa a una persona se está buscando el futuro. Es claro que sin Educación no se puede garantizar un futuro. Puede haber mucho dineros y avances en otras áreas, pero sin Educación no hay nada.

PP: ¿Qué mensaje envía a todos los soachunos?

GFE: Que piensen en la educación de sus hijos y hagan todos los esfuerzos habidos y por haber para que ellos gocen de ese derecho. Que se sientan orgullosos de vivir en Soacha y cada vez que puedan hablen bien de esta tierra y muestren sus cosas buenas en cada instante y cada sitio donde vaya o se encuentre. Cuando uno habla del Municipio es como si hablara de su familia, es decir que si se habla mal estaríamos denigrando de nuestra familia. No estamos en Soacha porque sí, tenemos una misión y debemos cumplirla, hay que hacer las cosas bien.

PP: ¿Y a los funcionarios de la Administración Municipal?

GFE: Les quiero dar las gracias porque he recibido muchas manifestaciones de apoyo y alegría por aquello de la designación en el cargo, esto que está pasando debe ser tomado como la apertura de una puerta que no se puede dejar cerrar. La única manera en que se puede lograr que la puerta siga abierta es capacitándonos, por eso hago un llamado a mis compañeros para que se capaciten y muestren calidad en sus trabajos para no dejar cerrar esa puerta, pues debe quedar abierta para todos los que han hecho ese esfuerzo. Quienes estamos en la Administración podemos, esa puerta siempre debe permanecer abierta.