Lo que comenzó como una protesta en contra de un presunto caso de abuso sexual, terminó con serias alteraciones de orden público. Un grupo feminista le prendió fuego a un colegio distrital en Bogotá y causó daños a la infraestructura.

Padres de familia y estudiantes se dieron cita en la institución educativa Nuevo Chile, ubicada en el barrio Olarte de la localidad de Bosa, con el fin de realizar una protesta pacífica en rechazo a un presunto caso de abuso sexual a un menor de cinco años.

En principio el plantón se hizo en las afueras del colegio y se realizó de manera pacífica, pero en horas de la tarde llegó un grupo feminista apoyado por personas violentas y ocasionaron daños a la infraestructura de la institución educativa.

No contentos con los daños causados, le prendieron fuego a la entrada del colegio, generando graves daños. Incluso las quemas se prolongaron hasta el polideportivo del barrio, motivo por el cual fue necesaria la presencia del del Cuerpo Oficial de Bomberos y de la Policía Metropolitana de Bogotá.