Las empresas ladrilleras Ovindoli, Tablegres, Arcillas de Colombia y Gredos se unieron a través de un grupo denominado ‘Ladrillo Verde de Cogua’, su alianza ha permitido que más de 225 familias de Ciudad Bolívar, Soacha, Bosa, Usme, Zipaquirá, Cogua y Villa Gómez puedan mejorar sus viviendas.


Más de mil 250 personas, entre campesinos, desplazados, mujeres en situación de vulnerabilidad, madres cabeza de familia, vendedores ambulantes, recicladores, vigilantes y obreros de construcción han recibido las ayudas para cambiar sus condiciones de vivienda de madera, pedazos de lata, poli sombras para tener muros en ladrillo.

Para desarrollar esta labor se cuenta también con el apoyo de la Fundación Ladrilleros de Cogua, Asomumevir de Ciudad Bolívar y de El Refugio, entre otras entidades. Se adelantan también sesiones en salones comunales o muchas veces en la calle para hablar de dignidad, mejoramiento de vida, valores humanos como honestidad, responsabilidad, servicio y el cuidado hacer bien las cosas.

En la actualidad el Grupo Ladrillo Verde de Cogua es totalmente responsable con la contratación de sus empleados, cumple con todas las normas laborales del país, adelanta un programa de sostenibilidad ecológica, tiene un plan de siembra de árboles y plantas nativas y ayuda con más de 50 millones de pesos anuales a la escuela de El Olivo, donde se benefician más de cien niños.

“Con el fin de atender las múltiples solicitudes de mejoramiento de vivienda en Ciudad Bolívar y Soacha, nació el programa que contribuye de alguna manera con las familias de escasos recursos y para ello es necesario también colaborar con la educación, formación e instrucción legal a que deben someterse las personas beneficiadas”, dijo Bernardino Filauri, gerente de Ovindoli.

“Aunque en un principio se pensó en centrar las ayudas a Ciudad Bolívar, la creciente demanda de necesidades de otros sectores, hizo que se llevara este material a sectores de Soacha, Usme, Bosa y se contemplaran municipios como Zipaquirá, Cogua, Nemocón y Villa Gómez. Las personas demuestran sus documentos de propiedad y los permisos para las mejoras”, agregó Luis Fernando Calle, gerente de Tablegres.

Muchos de los beneficiarios tienen sus casas con paredes en poli sombra, telas de asfalto, latas, o pedazos de madera. Algunos de ellos tampoco cuentan con servicios públicos como Acueducto y Alcantarillado.

“Los empresarios que conforman el Grupo Ladrillo Verde y otros empresarios, trabajamos desde hace varios años en lo que será el Parque Minero Industrial, con el fin de organizar lo relacionado con el ramo de la minería –arcillas, principalmente– en este municipio cundinamarqués y por ello cada vez están más apegados a las normas laborales, ambientales y ecológicas, construyendo un modelo de responsabilidad social”, dijo Carlos Bernate, gerente de Arcillas de Colombia.

“La minería como tal no es perjudicial para el desarrollo de un país, por el contrario, si se hace de acuerdo con los parámetros de la ley, genera muchos beneficios. Por ejemplo, la industria del ladrillo en Cogua emplea a más de 2 mil personas, una gran mayoría mujeres cabeza de familias; más de 600 microempresarios del transporte –busetas, camiones, mulas, volquetas, retroexcavadoras– laboran en el sector para estas empresas; más de 8 estaciones de gasolina surten de combustible a todos estos vehículos y más de 100 restaurantes proporcionan alimentos a empleados, conductores y visitantes”, manifestó Helmut Klinge, gerente de Gredos.