Un fuerte altercado se presentó en la noche del pasado lunes en una cantina de este sector, luego de que un grupo de personas que se encontraba departiendo entrara en una fuerte discusión que terminó en agresiones por parte de agentes de la Policía, después de que al parecer estos últimos intentaran hacer una retención arbitraria de uno de los sujetos que estaba en el establecimiento.


4-24.jpg

Los hechos se presentaron en el momento en que una patrulla visitaba el lugar para hacer una ronda de vigilancia, fue ahí cuando se encontraron con los individuos, a quienes de inmediato solicitaron una requisa y los documentos para dar cumplimiento a un procedimiento de costumbre. Sin embargo una de las personas no poseía documento de identificación dado que acababa de cumplir los 18 años y aún no había tramitado su contraseña, lo que originó una reacción de los agentes, que decidieron retener al joven por estar indocumentado. Al ver eso sus acompañantes salieron en su defensa y entonces se desató la gresca:

“Un primo llegó de visita y nos invitó a tomar unas cervezas, nosotros accedimos a salir porque rara vez estamos en una cantina o un bar. Tomamos unos cuatro o cinco tragos con nuestros familiares y decidimos irnos para la casa. En esas llegó una patrulla, nos requisaron a todos y nos solicitaron los documentos, yo se los pasé respetuosamente al agente y este hizo lo mismo, sin embargo en un momento no sé qué pasó, pero se me iban a llevar a mi hijo Andrés Felipe Verú como obligado al camión, él reaccionó y dijo que no se lo llevaran porque aún no ha podido tramitar su contraseña y sin que importara eso fue agredido por los policías al igual que mi otro hijo Diego Verú (quien sufre de ataques de Epilepsia); los dos muchachos quedaron en el piso. Al ver eso me fui a defenderlos, me recibieron con un ‘bolillazo’, me tumbaron al piso y me pegaron una patada en la cara”, explicó Pedro Verú García, uno de los agredidos.

Verú agregó que fueron agredidos por los agentes a pesar de que les iban a explicar la situación, y que simplemente se limitaron a subir al muchacho al camión sin que les importara los argumentos que ellos tenían.

“Ellos aseguran que nosotros estábamos en una fiesta consumiendo drogas, pero eso es falso, somos gente trabajadora y jamás hemos estado involucrados en ello. Hasta ahora no ha habido ninguna respuesta, pero nosotros llevaremos el caso hasta las últimas consecuencias (Fiscalía, Medicina Legal y donde sea necesario). Me siento muy afectado en la vista, creo que casi me parten una costilla y para rematar, a mi hijo que sufre de Epilepsia, le pegaron muy duro en la cabeza”, agregó Verú.

Responden las autoridades:

Al dialogar sobre el caso, el Capitán José Efraín Moreno explicó que en el momento en que la Policía hizo la requisa y solicitó los documentos, las personas en mención estaban en estado de embriaguez y que como ‘no tenían papeles’, uno de ellos tomó el arma de un Oficial, por lo que se presentó la reacción airada y violenta. Moreno aseguró que en medio de la confusión, las personas que estaban en el bar rompieron el casco de uno de los policías con un palo.

De otra parte, el Secretario de Gobierno Rafael Mariño, aseguró no tener conocimiento de la situación y expresó que indagará sobre el tema a fin de obtener información al respecto, al tiempo que abogó para que se adelanten las investigaciones pertinentes en aras de saber cuáles fueron los móviles y las circunstancias, pues mientras tanto (señaló) no es posible tener información clara.

Lo cierto es que hasta ahora no hay responsables, ni judicializaciones por estos hechos y se espera que pueda haber claridad lo antes posible.