Luego del asesinato de un menor de edad el pasado lunes en una celda del ‘Centro de internación especializado para adolescentes del departamento de Cundinamarca y el municipio de Soacha’, que funciona actualmente en la antigua cárcel de Zaragoza, la directora regional del ICBF anunció medidas y aseguró que es una situación de corresponsabilidad.


María Eugenia Bustos, directora regional del ICBF, dijo que la crítica situación no es solo responsabilidad de ICBF, sino que están involucradas todas las instituciones del sistema de responsabilidad penal.

“Lamentablemente han sucedido dos casos que están en investigación. Por eso hoy (ayer) a las 6 pm tenemos una reunión de seguridad con las entidades que hacemos parte del sistema de responsabilidad penal para tomar correctivos de fondo, aunque sabemos que esta crisis no es solo en Cundinamarca sino a nivel nacional. Hay que decir que no contamos con la infraestructura necesaria para atender a los niños, es real, entonces vamos a decretar la emergencia para poder tomar algunas medidas que nos faciliten y agilicen la construcción de las instituciones y las infraestructuras que ya están en camino”, explicó la funcionaria.

Aunque para la directora cumplir los protocolos de la Ley 80 no es fácil, espera que con la declaración de la crisis o de la conmoción que se está viviendo en el país, se pueda agilizar la construcción de dichos centros. “El señor gobernador ha estado con nosotros, él es el más interesado y ya tiene el presupuesto para construir una infraestructura en Girardot”.

Puntualmente sobre el problema de Zaragoza y lo ocurrido el pasado lunes (http://bit.ly/18hzWoc), dijo que “es una investigación que viene adelantando la Fiscalía, creo que todos tenemos una responsabilidad y por eso entre todos tenemos que buscar las soluciones”.

En cuanto al operador, es decir la Congregación de religiosos Terciarios Capuchinos, María Eugenia Bustos aseguró que con ellos ya se han tomado medidas correctivas, pero reiteró que son los más idóneos para orientar menores infractores.

“Son los únicos del país que tienen la experiencia para la atención de estos muchachos en la resocialización y reeducación, son los competentes y creemos que tienen unas buenas estrategias, hay que mirar cómo son los mecanismos de control, sobre todo y especialmente en Zaragoza”, finalizó.