Desde hace alrededor de dos años, los residentes de la ciudadela han venido insistiendo ante Sociluz, la constructora y la administración municipal para que se mejore la escasa iluminación de los espacios públicos, puesto que a medida que avanza el tiempo esta empeora y se presta para la propagación de la delincuencia.


De acuerdo con los líderes y residentes de las diferentes etapas de Parque Campestre, el problema de la iluminación ha estado presente desde su instalación, pues la luminosidad de los postes nunca ha sido suficiente porque la luz que produce es apenas tenue debido a que las bombillas usadas son de 75 vatios, las mismas que usan en los espacios comunes de los conjuntos, por lo que teniendo en cuenta la altitud y distancia entre postes, resultan ineficientes para alumbrar los espacios.

“La constructora responde a esa observación diciendo que ellos hicieron las instalaciones de acuerdo a las especificaciones técnicas sugerida por Codensa, por lo tanto según ellos, hicieron todo bajo la norma; el resultado de lo que hicieron es que no sirve”, puntualizó Andrés Torres, líder de Parque Campestre.

Lo que más despierta inquietud en la comunidad de Parque Campestre es el constante e inevitable daño de las iluminarias, ya que cada vez son más las que dejan de funcionar y por diferentes razones, la más común radica en la deficiencia que presentan las plantas que aportan la energía a los postes.

“Hice una solicitud vía telefónica a las constructora porque había más de diez postes dañados, en el lapso de un mes que duraron arreglándolos la cifra aumentó a 23; posteriormente, durante el proceso de gestión para solucionar el problema las luminarias dañadas pasaron a superar las setenta. Hicimos un recorrido con un técnico de Sociluz para verificar la magnitud del daño, sin embargo hasta el momento seguimos teniendo la dificultad”, agregó el líder de la ciudadela.

El resultado del carente servicio de luz que se presta en Parque Campestre es la proliferación de delincuentes, quienes aprovechan los espacios en los que hay más oscuridad para hacer de las suyas. De esta manera es que varios residentes aseguran haberse visto afectados por atracos hechos por ladrones que no habitan en la Ciudadela y que, presumen, son de otros sectores de la comuna uno.

“En nuestro parque lineal ya hubo un asesinato, esta clase de actos violentos se gestan en gran parte por la falta de iluminación que le facilita la estancia y el trabajo a las personas que solo buscan hacerle daño a la sociedad y apoderarse de lo ajeno. Con la iluminación adecuada se podría evitar mucho de lo que hasta el momento ha venido afectando de forma preocupante a los residentes”, expresó Rosalba Forero, residente de Parque Campestre.

Desde la mesa de trabajo constituida en Parque Campestre y los diferentes comités de seguridad de los conjuntos, se ha estado haciendo una gestión vehemente para lograr solucionar el problema de iluminación. No obstante, las respuestas que han recibido por parte de las entidades encargadas, es decir, la constructora, la administración municipal y Sociluz, es que la responsabilidad compete a la otra, es decir, se trasladan la responsabilidad mutuamente.