El descuido de los conductores y la inexistente señalización en la zona se mezclan para dar como resultado el inminente peligro que corren los peatones que cruzan por este sector de los barrios El Trébol y Prado Los Rosales para dirigirse a la Autopista Sur o al Centro Comercial Mercurio.


Desde que se inició el arreglo de la Carrera Séptima, mejor conocida como La Paralela, muchos habitantes celebraron esta decisión con la ilusión de poder tener una vía en buen estado que les permita acceder al centro del municipio de una forma más rápida y cómoda. Sin embargo, los residentes de sectores aledaños al Centro comercial Mercurio son los que han tenido que pagar los platos rotos en cuanto a la movilidad, ya que los vehículos que antes transitaban por La Paralela ahora usan las vías internas para desplazarse.

Ante este panorama, una situación de extremo peligro viven los habitantes de barrios como El Trébol y Prado Los Rosales por cuenta de los inclementes conductores que con sus vehículos transitan a toda velocidad sobre la Transversal 16. Los accidentes se han vuelto comunes y si bien no han arrojado víctimas que lamentar, la comunidad se siente insegura y temerosa por la integridad física y la vida, especialmente de los niños, debido a que en el sector hay dos parques en donde los pequeños juegan a cualquier hora del día.

“Ahí deberían colocar señalización y reductores porque sale la gente de la iglesia, está el Bienestar Familiar también y esos carros pasan a toda, entonces hasta que no ocurra un accidente grave que mate a un ser humano, no van a hacer nada. La idea es tomar medidas preventivas porque por ejemplo va uno a Mercurio y le toca hacer de cuenta que esto es una pista de carreras donde los carros compiten”, afirmó Ernesto Salgado, habitante de la comuna tres.

“Los carros bajan y suben a toda por esta calle y no tienen ninguna precaución, además esta calle es la entrada del barrio y a pesar de que es paralela con la vía que conduce a Ciudad Verde, pareciera ser utilizada para hacer piques, especialmente en las noches cuando pasan muy rápido. Los conductores no piensan que ellos también son peatones cuando no utilizan sus carros y que no están exentos de sufrir un accidente también”, expresó Elvira Gaitán, residente de Prado Los Rosales.

Al consultar a la Presidenta de la JAC del barrio El Trébol, Nidya Segura, manifestó que se han hecho las gestiones correspondientes con la Alcaldía municipal para que sea la administración quien adecue e instale la señalización necesaria. Sin embargo, hay que esperar a que se apruebe dicha solicitud, aunque no se sabe cuánto tiempo puede demorar, ni cuál será la labor realizada por la administración para disminuir el riesgo de accidentalidad.

“Hemos conversado con la comunidad para ver la posibilidad de hacer unos reductores de velocidad porque esto se volvió una autopista, antier casi cogen un niño ahí, hace como quince días pasó un tipo, cogió un perrito, lo mató y siguió derecho como si nada, por eso miramos la posibilidad de colocar al menos dos reductores para aliviar este problema y no tengamos que estar lamentándonos después”, señaló la líder comunal.