Según el abogado que representa a las víctimas, el policía accionó su arma 21 veces, y uno de los disparos mató a un manifestante.  

Los hechos ocurrieron el 9 de septiembre pasado en inmediaciones del CAI Rincón, de la localidad de Suba en Bogotá.

Por los hechos, la Fiscalía le imputó el delito de homicidio al patrullero de la Policía de Bogotá, Andrés Eduardo Díaz Mercado, pero el representante de las víctimas alegó que debió imputarse el delito de forma agravada.

Entre tanto, el abogado que representa a las víctimas dijo.  “El patrullero disparó en 21 oportunidades, aun cuando no lo podía hacer, en un escenario de protesta social con la intención clara y evidente de causar la muerte, que en este caso únicamente concretó respecto del ciudadano Germán Puentes Valero, es decir, no se trata de un resultado eventual o aleatorio”.

La Fiscalía solicitó al juez que el patrullero se presente periódicamente y que no salga del país.