En un operativo conjunto entre el Grupo Especial Anticontrabando de Cundinamarca (GRACC) y la Sijin de Bogotá fueron allanadas, simultáneamente, dos bodegas que almacenaban licores adulterados, sin estampillas y de contrabando.


En el operativo se aprehendieron 10.089 unidades de licor que iban a ser distribuidas en diferentes localidades del sur y centro de Bogotá, sectores en los cuales se han llevado a cabo la mayor parte de operativos de control al mercado ilegal de licores y cigarrillos durante el primer semestre de 2015.

En dichos lugares también fueron encontrados alimentos y medicamentos no aptos para el consumo humano dadas las condiciones sanitarias en las que se hallaban almacenados, los cuales fueron puestos a disposición del Invima.

Las acciones del Grupo Especial Anticontrabando de Cundinamarca de la Secretaría de Hacienda departamental continuarán con mayor contundencia y se aplicarán medidas drásticas como el cierre a establecimientos comerciales que van desde los cinco días hasta los 60, todo con el propósito de reducir la comercialización de productos ilegales.