Las actividades y los procesos de formación a 180 internas se adelantan en las instalaciones de La Reclusión de Mujeres -anteriormente El Buen Pastor- y en ambientes de aprendizaje dotados con materiales pedagógicos e insumos necesarios para su desarrollo.


Adicionalmente, el SENA también imparte formación como Técnico en cosmetología, manos y pies; en belleza integral; en confección, en marroquinería y en objetos artesanales.

«Aunque sigamos en las mismas instalaciones, cuando asistimos a los cursos nos sentimos en libertad, es como si estuviéramos 6 horas en la calle», afirma Gisela, una de las reclusas que está recibiendo formación como Técnico en Pastelería.

La formación titulada que se imparte, por primera vez en la reclusión, es parte de un convenio entre el SENA Regional Distrito Capital y el Instituto Nacional Penitenciario INPEC y tiene una duración de seis meses, distribuidos en etapa lectiva y práctica.

«Nos propusimos impartir formación titulada, reconocida por el sector productivo, que por las condiciones de reclusión tiene que ser creado, generado y mantenido por ellas mismas» sostuvo el coordinador de Formación Profesional y Empleo de la Regional Distrito Capital, Samuel Osorio.

Para la funcionaria del INPEC, Mónica Martínez, asesora del programa con el SENA, el convenio, a través de las acciones de formación, se ha convertido en una de las mejores opciones de reinserción social de las internas, al sostener que una vez ingresan al programa es evidente los cambios de conducta.

«Esto les genera un fortalecimiento social y familiar y nosotros lo que queremos dentro del establecimiento es tener la gente más ocupada, generar trabajo para disminuir la violencia y el consumo de sustancias», afirmó.

«Cuando nos dan ética y valores aprendemos a ver el potencial en nosotros mismas para llegar a ser personas diferentes», son el factor común de las internas que no dudaron en afirmar que su vida, de lunes a viernes, les cambio totalmente al tener la oportunidad de salir de la rutina del patio a capacitarse.

Diana Paola sostiene que todos los días aplica lo que aprende en las charlas de ética y valores, como es el respeto y la tolerancia para poder convivir con los demás.

Otra de las actividades que más le llama la atención es la formación en emprendimiento, al resaltar los conocimientos adquiridos en mercadeo, administración, finanzas y sistemas.