Álvaro Steven Popayán, ayudante de una buseta afiliada a la empresa Cootransucre, fue asesinado a la altura del sector San Mateo con cuatro disparos cuando terminaba el recorrido del vehículo en el que trabajaba.


Álvaro Steven Popayán era un joven padre de cuatro niños. Quienes lo conocieron lo describen como alegre, servicial y trabajador, pues en búsqueda de ofrecer lo necesario a su madre y su familia se ‘rebuscaba’ el dinero laboarando en diferentes oficios.

Según datos preliminares la noche del sábado, el vehículo estaba en su último recorrido, de repente una mujer salió al paso e hizo la parada, por tal razón el conductor se detuvo. Sin embargo, apareció un hombre que propinó los cuatro disparos al joven, dos de frente por el vidrio panorámico y dos del lado de la puerta de los pasajeros. Posteriormente huyó junto a la mujer.

Rápidamente el conductor del vehículo se dirigió hacia el hospital Cardiovascular, sin embargo, Álvaro Steven falleció en el camino y el cuerpo médico no pudo hacer nada para lograr reanimación.

Los hechos son materia de investigación, sus allegados aún se encuentran sorprendidos porque según ellos, el joven nunca tuvo problemas con nadie ni amenazas, por eso no se explican la causa del crimen.

“Ahora solo nos queda la versión del conductor, quien en ese momento se dirigía con Álvaro. Confiar en Dios y las autoridades para que den con el paradero de los homicidas y el hecho no quede en la im­punidad”, manifestó la madre de la víctima.