Joven patrullera de la policía se quitó la vida en Bogotá

Los hechos se registraron este martes hacia las 4:30 de la tarde, en una sede de la Fiscalía en el centro de Bogotá.

La patrullera de la policía, Ludy Marcela Granados, de 22 años, al parecer usó su arma de dotación para propinarse un disparo que la dejó gravemente herida, y a pesar de ser trasladada por sus compañeros a la clínica Méderi, llegó sin signos vitales.

El trágico hecho ocurrió en la sede de la Unidad de Delitos contra la Fe Pública de la Fiscalía, ubicada en el edificio Manuel Gaona, en la carrera 33 con calle 18 de Bogotá.

Según las autoridades, el aparente suicidio ocurrió el martes 29 de noviembre sobre la 4:30 de la tarde luego de que la patrullera de la policía saliera de una reunión con su jefe inmediato.

Finalmente se conoció que Ludy Marcela Granados, adscrita a la Sijin, tras salir de la reunión, se dirigió a una oficina del segundo piso, se sentó en una silla y de inmediato se disparó.