Alexander Gómez Montes apenas comenzaba su carrera en la policía y cuando se desplazaba en su bicicleta fue atracado por delincuentes y acribillado de cuatro disparos.

Lo que aseguran las autoridades es que el joven policía utilizaba la bicicleta como medio de transporte para ir de su casa, ubicada en el barrio Casalinda de Ciudad Bolívar, hasta la sede de la Policía Fiscal y Aduanera, a donde pertenecía desde el año pasado.   

 Cuando Alexander transitaba por una zona oscura y solitaria, antes de llegar a su casa, varios delincuentes le salieron a su paso, lo hicieron caer y procedieron a atracarlo. Sin embargo, la reacción del joven policía fue defenderse, intentar enfrentarlos, pero sin pensarlo, los atracadores le propinaron cuatro disparos, dejándolo gravemente herido.

Las detonaciones fueron escuchadas por vecinos del sector, quienes avisaron a la policía. Uniformados llegaron minutos después y encontraron a Alexander aún con vida; de inmediato lo llevaron al hospital de Meissen, pero a pesar del esfuerzo médico, el joven murió.

Alexander Gómez Montes era oriundo de Cajicá, Cundinamarca, de donde un día salió con la ilusión de convertirse en policía y combatir la delincuencia, la misma que esta semana le arrebató la vida en medio de un atraco.

Las autoridades, y en especial la Policía, lamentó profundamente la muerte de Alexander, un joven que apenas comenzaba su carrera en la institución y que en lo poco que estuvo con el uniforme, demostró compromiso, servicio y deseos de salir adelante.

Esos sueños fueron cegados por delincuentes que día a día salen a las calles dispuestos a asesinar a quien sea, con tal de arrebatarle las pertenencias a esos miles de ciudadanos que son víctimas de unos desadaptados que sólo se dedican a hacer daño.