Tras la gestión de la Junta de Acción Comunal y el apoyo de la administración municipal, el que era un lote baldío hoy es un espacio apto para que familias y escuelas de fútbol puedan practicar deporte y disfrutar de los vientos del mes de agosto.


cancha.jpg

En el barrio Quintas de Santa Ana 1b Sector Tres de la comuna uno, la comunidad con el apoyo de la Junta de Acción Comunal (JAC), ha logrado la adaptación y adecuación del que antes era un lote baldío ubicado en el centro del barrio, el cual ahora es un espacio apto para que niños y jóvenes puedan practicar sus habilidades deportivas.

La lucha de la comunidad y sus líderes por el espacio se ha expandido durante una década aproximadamente, puesto que en principio estaba contemplado construir un proyecto de vivienda sobre el mismo, a pesar de ser conscientes de la falta de espacios para el esparcimiento familiar. La comunidad impidió el levantamiento de la obra y logró, con el apoyo de la administración municipal de entonces, que el predio quedara designado para proyectar un lugar apto para el deporte.

“Tuvimos la gran fortuna de ser el barrio en el que se llevó a cabo la feria de servicios, a raíz del evento la alcaldía adecuó el espacio y nos obsequió los arcos para que los jóvenes tuvieran una cancha de fútbol con medidas profesionales. Ahora la comunidad tiene una gran expectativa frente al futuro de la misma”, resaltó Hernán García, presidente de la JAC de Quintas de Santa Ana.

Precisamente, la comunidad está dispuesta a colaborar para ser ellos mismos quienes ayuden a terminar de embellecer y adecuar el espacio para que de esta forma sea una cancha similar a una profesional.

“La expectativa con el espacio se ha cumplido en un 20 por ciento, ahora la idea es que se termine de restaurar, así mismo poder instalar una grama apta para que de esta forma no solo llegue escuelas de fútbol del sector, sino que se pueda ofrecer el servicio a personas de otros lugares”, manifestó Juan Ovalle, residente del sector.

Pese al trabajo mancomunado que se ha realizado, aún hay aspectos que a la mayoría de la comunidad le preocupa y por los cuales se trabajan para corregir, entre ellos la falta de conciencia de algunas personas que arrojan escombros en los alrededores de la cancha y sobre los árboles que fueron sembrados en el marco de la adecuación de la misma.

Gloria Galvis, habitante del sector, opinó: “En realidad se ha visto el cambio, tanto en el comportamiento de la comunidad, como en la misma seguridad, pero aún hace falta que algunas personas se familiaricen con el esfuerzo que ya se ha hecho para que este siga teniendo frutos que en últimas siempre serán en beneficio de nosotros”, concluyó.