Sigue en tela de juicio la actitud de los jueces y las autoridades no saben qué hacer por el desgaste y riesgo de los operativos. En el último mes se cometieron 281 hurtos cada día. 

En el consejo de seguridad realizado ayer en Bogotá, tanto las autoridades del Distrito como la Policía se mostraron preocupados por los resultados de la justicia. En 81 días cayeron 6.255 delincuentes en Bogotá, pero 4.865 ya están libres.

“Hace un par de días, una organización criminal fue capturada con armas, municiones y kilos de marihuana y luego presentada ante un juez por la Policía Nacional, pero quedaron en libertad”, manifestó el alcalde encargado de Bogotá, Luis Ernesto Gómez.

Entre tanto, el secretario de Seguridad y Convivencia Ciudadana, Aníbal Fernández de Soto, dijo que el 30% de los capturados quedan libres, “obedece a que la ley permite, por ejemplo, un hurto de menor cuantía”.

El otro lío, según Fernández de Soto, son las armas traumáticas. “En lo corrido del 2021 han sido incautadas 1.750 armas de este tipo, lo que significa un 99% más que en el 2019 y 185% más que en 2020. El problema es que cualquiera las puede ir a comprar como si fueran frunas, y con eso cometer un delito”, sostuvo.

Durante el consejo de seguridad se dio un informe de los delitos de mayor impacto durante el plan de intervención a la ciudad, registrando el siguiente comportamiento:

  • Delitos sexuales subieron en un 18,5%
  • Hurto a automotores aumentó en 8,3 %
  • Y lesiones personales en 0,5 %.

Los que bajaron en este periodo fueron:

  • Homicidio disminuyó en 42 casos (-14,74 %).
  • Hurto a comercio bajó en 751 casos, (-29 %)
  • Hurto a personas se redujo en 347 casos (-1,47 %).
  • Hurto a residencias disminuyó en 154 casos, -(8,5 %).
  • Hurto a bicicletas decayó a 287 (-13,3 %).
  • Hurto de motocicletas se redujo en 202 casos, (-17%).
  • Violencia intrafamiliar se redujo en 861 casos, (- 12 %).

Finalmente, se dio a conocer que durante los últimos 31 días se reportaron 8.726 hurtos en Bogotá, un promedio de 281 cada día, incluso el alcalde encargado reconoció que el problema de inseguridad en Bogotá no es solo percepción, “es una realidad”, puntualizó.