Está comprobado que la alimentación que recibe un niño antes de nacer y en sus primeros años de vida, determina un crecimiento y desarrollo cognitivo adecuado. Astrid Juana Aguilar, nutricionista de la Universidad Javeriana y líder del Programa de Nutrición de la Secretaría de Salud, explica la importancia de crear hábitos de alimentación saludables en la primera infancia.


¿Cuáles son esos alimentos que se deben suministrar en la primera infancia?

En primer lugar toda mujer gestante debe tener en cuenta que la alimentación que consuma durante su etapa del embarazo determinará las bases para el crecimiento sano del bebé y no puede ser cualquier tipo de alimentación, este debe ser de calidad para que proporcionen al feto los nutrientes necesarios, por ejemplo el calcio ayuda a desarrollar, a mantener los huesos y los dientes fuertes, las proteínas contribuyen al crecimiento de las células, producción de sangre y de energía, la vitamina A contribuye a una piel saludable y a una buena visión. La inclusión diaria de alimentos variados ricos en vitaminas, proteínas y minerales son un paso más para la salud de los niños.

Ya en los primeros seis meses de vida la leche materna debe ser el alimento de privilegio y exclusivo para el infante, una vez cumplidos los seis meses se debe incluir alimentos complementarios, no existe una recomendación especifica de un menú diario, lo importante es que sean sanos y variados, frutas, verduras, proteínas, productos cárnicos, pescado, huevos o cereales. Es recomendable que en la transición de la lactancia exclusivamente materna a la alimentación complementaria se suministren pequeñas cantidades y con una consistencia apropiada para su edad, es decir en forma de puré y luego ir aumentando sin dejar de suministrar la leche materna hasta los dos primeros años como mínimo.

En cuanto a los hábitos alimenticios los primeros cinco años.

Durante los primeros cinco años de vida, además de mantener una alimentación adecuada que incluya todo el grupo de alimentos descritos en la guía nutricional del Ministerio de Salud y Protección Social, también es importante enseñar hábitos alimenticios que contribuyen al crecimiento correcto:

•Ofrezca a su hijo al menos cinco tiempos de comida por día: desayuno, merienda de la mañana, almuerzo, merienda de la tarde y cena.
• Incluya dentro del menú diario una variedad de alimentos.
•Incentive a su hijo a comer un mismo alimento en diferentes formas de preparación.
• No olvide incluir tres veces por semana vegetales crudos o cocidos y frutas.
• Evite incluir en la lonchera de sus hijos golosinas o bebidas azucaradas como gaseosas.
• En lo posible evite mantener prendido el televisor mientras los niños comen.