AINCA es una agremiación que reúne industrias de Soacha, en especial de la Zona Industrial de Cazucá, ha dedicado todo su esfuerzo para consolidar las industrias, brindándoles apoyo institucional de tal forma que puedan alcanzar sus metas y se coloquen en lugares de privilegio.


Los que hacemos parte de esta asociación hemos entendido desde esta frontera que para llegar a sobresalir en estos momentos tan complejos tenemos que rodearnos de gente valiosa, con vocación de líderes y así es la gente que trabaja aquí y la mayoría de ellos pertenecen orgullosamente al municipio de Soacha, pero también buscamos condiciones físicas acordes al desempeño de las empresas que permitan una actividad eficiente.

Lamentablemente ese esfuerzo de gente meritoria se ve empañada por las pésimas condiciones de infraestructura, seguridad, desarrollo social y hasta cultura, en que se encuentra sumido este municipio y en particular la zona industrial de Cazuca, y sus alrededores, incluyendo por supuesto los barrios localizados en la parte alta llamados “Altos de Cazuca”. Ya cuando la administración, en cabeza de su alcalde -Arquitecto Juan Carlos Nemocón – se encuentra en su etapa final de gobierno, queda absolutamente claro que todo ese desbarajuste no es otra cosa que el resultado una pobre, muy pobre gestión.

No ha existido una administración más alejada de sus gobernados que esta. Debo entender que si se quiere gobernar con el propósito de darle a sus habitantes crecimiento y desarrollo, sus dignatarios deben obligatoriamente generar alianzas con los sectores que son polo de desarrollo, y la industria se encuentra en primera línea. Pues ese no es el caso del señor alcalde Nemocón, ha colocado una barrera infranqueable con los industriales que deteriora cada vez más este entorno, creando un ambiente hostil como si se tratara de organizaciones no gratas para sus propósitos, sin tener en cuenta que la mayoría de esas empresas tiene más de 40 años creando condiciones propicias para el empleo y desarrollo del municipio.

La anarquía ronda por todas partes, el caos es total, se ven buses en las vías de Transmilenio, motos andando sobre los andenes, vehículos en contravía, ciclistas por fuera de las ciclorutas, peatones cruzando calles por debajo de los puentes peatonales, ladrones acechando por todas partes con toda desfachatez. Hay que ver las vías de la zona industrial, el estado lamentable en que se encuentran, que es por donde se debería mover no solo la industria sino la competitividad y el desarrollo de esta región. Que lástima que gobernantes como el alcalde Nemocón, desperdicien tanta inteligencia y talento enmarañados en banalidades superfluas para construir una imagen artificial y no dediquen su mayor esfuerzo en crear condiciones de vida digna para sus gobernados.

Esperamos pues, que al final de su mandato, el señor Alcalde reflexione al respecto, atienda el sentir de los industriales que aportan cada año con sus impuestos inmensos recursos que si fueran bien administrados harían de Soacha un municipio digno de ser reconocido como el más importante de Colombia y no esa imagen deteriorada que vemos hoy.

Hernando Aramburo Restrepo.