Desde el anuncio de alerta amarilla en Bogotá, la Car Cundinamarca intensificó medidas para mejorar el aire, desde las estaciones de monitoreo de Soacha, Madrid y Bogotá.

Ante el mal estado de la calidad del aire en Bogotá y la región, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) además de apoyar las medidas anunciadas por la Secretaría Distrital de Ambiente, intensifica los controles a fuentes fijas y móviles, especialmente a los que operan en ciclo diésel, en los municipios aledaños a la capital, para evitar que los niveles de concentración de material particulado se eleven y se tengan que aplicar restricciones.

Le puede interesar: Alerta amarilla ambiental en Bogotá traería nuevas medidas de movilidad

De acuerdo con lo reportado por la entidad, las estaciones de medición ubicadas en los municipios de Soacha y Madrid, así como en el sector de El Mochuelo en Bogotá, que hace parte de su jurisdicción, registran menor concentración de material particulado. 

La entidad aseguró que mantiene el monitoreo constante y que realiza un acercamiento con empresarios para realizar control permanente sobre las fuentes fijas y hacer una regulación en la producción para evitar posibles suspensiones de actividades. 

Así mismo, la Corporación recomendó la priorización del uso de transporte público y/o vehículo compartido, con el fin de contribuir a la armonización de la calidad del aire. 

También puede leer: Alcances de la alerta amarilla decretada en Bogotá por el coronavirus

De acuerdo con Edwin García, director de Laboratorio e Innovación Ambiental de la CAR, el mal estado de la calidad del aire en la región se registra como consecuencia del material particulado arrastrado por el viento desde las regiones de Guaviare, Amazonía y la Orinoquía, donde se presentan intensos incendios forestales, para lo cual la CAR ofreció apoyo institucional con el fin de combatir la emergencia.