Aunque en un principio el predio conocido como ‘El Triángulo’, en la manzana F de este sector de la comuna tres, había sido cedido por el urbanizador del barrio al municipio para que fuera un parque infantil, en la actualidad este espacio se encuentra en ruinas, a merced de la delincuencia y como refugio de los habitantes de la calle.


9-6.jpg

La historia comenzó en 1951 cuando fue fundado el barrio La Despensa, en ese momento el señor Ignacio López, urbanizador del mismo, entregó al municipio de Soacha una zona de cesión que según los planos figuraba como una ‘zona verde, parque infantil’, de acuerdo a la destinación del terreno en el que se construyó el barrio.

Tiempo después, luego de que La Despensa se constituyera como JAC por medio de la Personería Jurídica 4966 del 29 de octubre de 1964, mediante el Acuerdo No 1 de 1975, el Concejo Municipal de la época autorizó al Alcalde de ese entonces para transferir el título de propiedad de dicho predio a favor de la JAC de La Despensa, teniendo en cuenta que la administración del lote iba a quedar en manos de la directiva comunal del barrio, a través de los dirigentes de turno en cualquier época, prohibiendo estrictamente la utilización de la mencionada propiedad para el lucro particular de cualquier persona natural o jurídica.

Por otra parte, el citado Acuerdo también aclaró dentro de su articulado, en el parágrafo del Artículo Tercero lo siguiente: “El terreno cedido mediante este acuerdo no podrá tener destinación distinta a la de la sede de la Junta de Acción Comunal del barrio La Despensa, cuya área no podrá exceder a la construida actualmente y a la del terreno recreativo, parque infantil. En caso de contraria destinación a la estipulada anteriormente, el predio será revertido al municipio”.

Pero aunque en efecto la comunidad construyó allí la sede de la Acción Comunal del barrio, e incluso el tanque comunitario en el que se almacenaba el agua que abastecía a los vecinos, ‘El Triángulo’ volvió a figurar a nombre del municipio, de acuerdo a lo expuesto en el oficio 8.1./0904, enviado el 20 de noviembre de 2006 por parte del Instituto Geográfico Agustín Codazzi, donde dice: “El predio 01 – 03 – 0100 – 0001 – 000 se encuentra inscrito a nombre del municipio de Soacha, sin justificación del derecho a propiedad, es decir, sin títulos”, algo que fue corroborado por la misma Administración Municipal en una comunicación del 28 de diciembre de ese mismo año:

“El predio identificado con Cédula Catastral 01 – 03 – 0100 – 0001 – 000 se encuentra ubicado en la Cr. 8 con Cll. 11 A del barrio La Despensa (parque triangular), efectivamente se encuentra a nombre del municipio de Soacha en el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, pero no se tiene título de propiedad a nombre del municipio (Escritura Pública) y por lo tanto no se tiene Matrícula Inmobiliaria; sin embargo, el municipio tiene la ‘posesión’ de este predio desde hace muchos años. Igualmente, es importante mencionar que dentro de los planos del barrio, y en el Decreto de Legalización, esta zona está determinada como ‘zona de cesión’ que debe ser entregada al municipio. De acuerdo a lo anterior, el municipio debe realizar la legalización del predio, y posteriormente definir la destinación que se le va a dar a la construcción que existe en este predio”.

La construcción a la que se hace referencia es precisamente la antigua casa comunitaria, que con el transcurrir del tiempo fue abandonada por los antiguos habitantes de La Despensa, y se convirtió en el refugio del hampa, que poco a poco empezó a desfragmentar el lugar para vender los ladrillos, las ventanas y todos los elementos que componían la construcción, con el objetivo de comprar y consumir estupefacientes.

Lo anterior motivó que entre los mismos vecinos actuales se organizaran para demoler lo que quedaba en pie del sitio, buscando mitigar la problemática que por el contrario, siguió como si nada, mientras que el proyecto y/o la idea gestada hace 37 años para la construcción del parque, parece diluirse en el olvido:

“Esta es la zona más abandonada que ha tenido La Despensa en las últimas administraciones, por parte de la JAC, e incluso de la misma gente. Nunca se ha visitado esta zona que podría llegar a ser una de las más importantes a nivel recreativo, cultural y de esparcimiento para toda la comunidad, desde los niños hasta los adultos mayores. Si se lograra concretar un gran centro deportivo, una cancha sintética y una pista de patinaje, eso nos facilitaría que las personas puedan entrenar y recrearse. La idea es que si podemos solucionar este problema en el corto plazo, podremos ofrecer un buen servicio a la comunidad y habría un beneficio para toda la comuna tres”, explicó Julio Ordóñez, Presidente de la JAC de La Despensa.

“Como bien lo sabe la comunidad, este lote pertenece al municipio. En los títulos y en los planos del barrio el predio figura como un parque infantil, y por ende debería ser una obra realizada en el tiempo que lleva de fundado el barrio, pero vemos que no se ha hecho nada, porque ni una Alcaldía, ni un Concejo, ni un político, ni una JAC, nadie ha intervenido en esto. En las escrituras dice muy claro que el lote debía ser destinado para una zona verde y un parque infantil, pero en la actualidad se ha convertido en un botadero de escombros. Pido el favor a quien nos pueda colaborar, que nos ayude para realizar esta obra, no queremos más promesas, este parque es para la comunidad”, agregó Serafín Chala, habitante de La Despensa.

No obstante, Periodismo Público.com conoció que desde el año pasado hay aprobada por el Curador Urbano No 2 de Soacha, una ‘Licencia de Construcción en la modalidad de demolición total y cerramiento’, la cual fue solicitada el día 21 de noviembre de 2011, con el objetivo de hacer de ‘El Triángulo’, un uso ‘Institucional, Deportivo y Recreativo’, sin embargo hasta la fecha no se ha sabido nada más sobre el proyecto del parque y la posibilidad de que finalmente se realice:

“Uno sólo escucha hablar del proyecto del parque cuando va hasta la Alcaldía, para que ellos se muevan o trabajen en eso, toca es estar ‘tocándoles’ la puerta. Sólo se acercaron al barrio cuando una cantidad de vecinos se ‘alborotó’ ante la inseguridad, pareciera que el lote sólo les interesa cuando pueden obtener beneficios económicos de él, o cuando hay época electoral y necesitan los votos de la comunidad.
Aquí hemos avisado a las autoridades cuando hay personas sacando puertas, o cometiendo cualquier otra irregularidad, pero vaya un vecino y meta mano en eso y ahí sí nos molestan a nosotros. Este es el punto de referencia del barrio, por el cual hemos perdido valor como comunidad, los inquilinos se van porque se aburren al ver la inseguridad y el desorden. Rogamos que se hagan cargo de eso, el municipio no ha respondido y el predio está abandonado, sólo se limitan a decir que el proceso es largo y que lleva sus trámites, que hay pasos a seguir. No sabemos qué están esperando para proceder, siempre tienen una excusa para todo, ya estamos cansados de promesas”, concluyó Blanca Barreto, residente de La Despensa.