Se estima que la enfermedad de la gota afecta entre el dos y el cuatro por ciento de la población colombiana, en su mayoría a hombres entre los 30 y los 70 años de edad.


Se estima que la enfermedad de la gota afecta entre el dos y el cuatro por ciento de la población colombiana, en su mayoría a hombres entre los 30 y los 70 años de edad, que suele manifestarse en estado tardío afectando partes del cuerpo como los dedos de los pies, rodillas, tobillos y codos.

Sin embargo, de acuerdo a los resultados del congreso de la Liga Europea Contra el Reumatismo en 2014, la enfermedad de gota es curable gracias a los tratamientos actualmente disponibles en varios países del mundo y en Colombia.

El reumatólogo Edgardo David Tobías, respondió así a Colprensa:

– ¿Qué es la gota?

La gota se manifiesta en un alto grado de dolor e inflamación, causada por la acumulación de ácido úrico en la sangre, formando depósitos de esta sustancia en las articulaciones o coyunturas. Esta patología es una forma de artritis que puede estar claramente asociada con otras enfermedades graves como diabetes, hipertensión, obesidad, alteraciones del colesterol, complicaciones renales, enfermedades cerebrovasculares y cardiovasculares.

– ¿Por qué se produce esta enfermedad?

Se presenta cuando se altera el transporte de proteínas a nivel renal, evitando que el ácido úrico se expulse de manera adecuada por medio de la orina, acumulándose en la sangre y provocando hiperuricemia (niveles de ácido úrico en la sangre por encima de 6.8). Estas alteraciones de la función renal tienen una causa genética, por lo que pueden ser heredadas de padres a hijos, comúnmente en hombres. Es importante resaltar que el ácido úrico surge de la descomposición de las purinas, compuestos químicos presentes en muchos tejidos del organismo y en algunos alimentos.

– ¿Cuáles son los principales síntomas de esta enfermedad?

Los síntomas más frecuentes son: dolor, hinchazón, enrojecimiento, calor y rigidez en las articulaciones. Además de los dedos del pie, las zonas más afectadas suelen ser el arco del pie, tobillos, talones, rodillas, muñecas, dedos de la mano y codos. Es importante saber que los niveles de ácido úrico mayores a 8 miligramos, predicen el inicio de la acumulación a nivel articular y la inflamación del primer dedo del pie (dedo gordo) es signo del desarrollo de un ataque de gota.

– ¿Cuáles son los principales tratamientos para combatir esta enfermedad?

Actualmente en el país existen nuevos tratamientos que aseguran una mejor calidad de vida para los pacientes con esta patología. La enfermedad puede llegar a ser curable, sin embargo la adecuada y oportuna evaluación médica permite establecer un tratamiento eficaz, ya que los medicamentos actuales tienen la capacidad de curar y nivelar la elevación de ácido úrico en el organismo, además de limpiar las articulaciones que ya han sido afectadas por la acumulación de esta sustancia.

– ¿Cómo se puede prevenir esta enfermedad?

Como en algunas oportunidades sus causas son genéticas, no se puede hacer mucho para prevenirla. En otro tipo de casos, recomendaríamos practicar ejercicios regularmente, evitar el sobre peso y la obesidad, regular el consumo de carnes rojas, mariscos y de enlatados, evitar proteínas de origen animal con bastante grasa y bebidas alcohólicas, sobre todo la cerveza.

– ¿Cual es el número de personas afectadas en Colombia?

Se estima que la gota afecta entre el 2% y el 4% de la población colombiana, en su mayoría a hombres entre los 30 y los 70 años de edad. Colombia se encuentra dentro de los estándares mundiales de afectación de personas por esta enfermedad.

– ¿Qué se está haciendo en el país para prevenir esta enfermedad?

En este momento estamos realizando campañas informativas con el fin de que las personas implementen un mejor estilo de vida. Además, para invitar a las personas que padecen la enfermedad a consultar al especialista para indicar de las nuevas terapias que se disponen para su curación. Es importante que sepan que el problema metabólico no lo podremos curar, pero vamos a seguir un tratamiento permanente para que no se vuelvan a repetir los episodios de inflamación articular.

Fuente: Colprensa