Andenes, parques, puentes, calles y hasta lugares públicos son espacios que unos pocos han venido invadiendo con la mirada lenta y cómplice de las autoridades y de la misma administración municipal. Ningún lugar de estos se salva de ser ocupado, atentando contra la estética de la ciudad y la libre movilización de las personas.


Un ejemplo de esta desidia se presenta en el sector de Nuevo Colón, situado en la comuna cinco de Soacha. Allí, la Calle 42 se ha convertido en parqueadero de muchos, al tiempo que varios establecimientos comerciales han obstruido completamente el espacio dedicado para el paso de vehículos.

invasión-espacio-publico-soacha

invasión-espacio-publico-soacha

Durante la administración de Ernesto Martínez, se llevó a cabo la canalización del caño ubicado bajo la actual Calle 42, que conecta con la Autopista Sur y colinda con el Distrito Especial de Policía de Soacha; el caño fue canalizado con una tubería hecha en material fibroso, puesto que el uso que se le daría al espacio ubicado sobre la misma, era el de un parque lineal.

Ahora, la zona construida sobre la canalización en lugar de prestar el servicio de un parque para la comunidad y de tener una amplia zona verde, está siendo utilizada por muchos como parqueadero, despertando preocupación entre los habitantes de Nuevo Colón, ya que la tubería utilizada para canalizar el antiguo caño no fue diseñada para soportar el peso de vehículos y según ellos, con la vibraciones causadas por los mismos, podría llegar a afectarse.

John Londoño, como prefirió llamarse un residente por razones de seguridad, especificó: “Sobre la zona parquea todo el que quiere, hay talleres de carros y motos que mantienen ahí los vehículos, y en caso de que se llegue a romper la tubería, los principales afectados somos nosotros, porque las aguas que bajan de Cazuca empezarían a filtrarse a nuestras casas”.

A un costado de la canalización, al lado de las viviendas, se dejó un espacio de tres metros, el cual estaría destinado para la construcción de una calle que facilitaría el acceso al barrio desde la autopista, no obstante, los dueños de negocios han expandido sus locales sobre ella, obstruyendo por completo el paso de vehículos e imposibilitando el futuro arreglo y pavimentación de la 42.

“Muchos comerciantes, en lugar de cuidar, obstruyeron por completo el paso en la 42, ampliando sus locales, en contra de la gestión y esfuerzo de la Junta de Acción Comunal, gracias a la cual se logró la canalización del caño; impidiendo por completo el acceso a la mayoría del barrio en vehículo”, puntualizó un residente de la zona.

Precisamente, la obstrucción del espacio para los vehículos es la principal razón de que muchos transiten con ellos sobre la zona verde, destinada para un espacio de entretenimiento familiar, provocando que cada vez más personas hagan mal uso de esta zona.

Para la comunidad uno de los aspectos que más les incomoda es la falta de respeto y la actitud agresiva de muchos al momento de exigir el uso adecuado de la calle 42; cabe destacar que la vía invadida se encuentra ubicada al lado del Distrito Especial de policía, sin embargo el comportamiento de algunos sigue causando perjuicios a la comunidad.