El grupo nace desde la escuela de formación musical como un proceso de apropiación por la música campesina en el centro cultural La Quinta de Sibaté.

Por Melany Nicole Torres Fonseca

La escuela de formación artística de música campesina de Sibaté, Cundinamarca, inició en el año 2005 en el Centro Cultural La Quinta, con un público dirigido al adulto mayor.  Con el tiempo se empezaron a vincular más personas, entre ellos jóvenes de diferentes sectores y veredas que se han sentido identificados o cercanos con la música campesina, pues se relaciona está experiencia con vivencias en los ámbitos familiares y del sector rural.

La agrupación Ecos de la Montaña es fruto de ese proceso integrado por un grupo de jóvenes, en su mayoría mujeres, que inicialmente era un ensamble musical y alentaban a los estudiantes a aprender diferentes ritmos musicales.

Por la contingencia que se da a nivel mundial, el proyecto musical se empieza a manejar de manera virtual y es cuando se graba el primer video cover ‘La Rumba del bosque’, de Jorge Veloza, grabaciones que se realizaron por medio de dispositivos celulares.

Tras la reactivación del comercio en la región, la agrupación ha estado presente en actividades y eventos como en Arbeláez, Cundinamarca, en el marco del Encuentro de Música Campesina, en el cumpleaños del municipio de Granada, el Encuentro de Casas de la Cultura, entre otros eventos que les ha permitido convertirse en referencia musical en el territorio.

Para Raúl Cardozo, formador de la Escuela Artística-EFAC de Música del Centro Cultural La Quinta Sibaté, y encargado del proceso con la agrupación, el objetivo que tienen ahora es iniciar con la creación e interpretación de sus propias composiciones.

Ecos de la Montaña buscará además seguir posicionándose como una agrupación juvenil en rescate de la música campesina en la región, resaltando las costumbres, vivencias y gustos de las zonas rurales del territorio. ¡Muchos éxitos!

Tomado de: https://eskaparate.co/