El escandaloso anuncio en la administración del exgobernador Álvaro Cruz sobre la posibilidad de construir un tren de cercanías entre Bogotá y Soacha puso a soñar a buena parte de los ciudadanos del municipio. Sin embargo el tema se ha venido dilatando y ahora las autoridades hablan sólo del proyecto hacia Facatativá.


El tema del tren ligero para Soacha avanzó aceleradamente en el gobierno de Álvaro Cruz, incluso en junio de 2014 se presentó el video de lo que sería el sistema de transporte eléctrico que partiría de la Estación de la Sabana y concluiría en el sector del Prado Las Vegas. No obstante todo comenzó a dilatarse y en agosto de 2015 se dijo que faltaba el cierre financiero y que el trazado debía modificarse; un mes después, el mismo gerente del proyecto, Miguel Centanaro Meza, aseguró que la adquisición de predios estaba atrasando lo planeado inicialmente.

Pero la noticia que dejó fríos a los habitantes de Soacha se dio en febrero pasado cuando la junta directiva de la Empresa de Energía de Bogotá (EEB) anunció la liquidación de la Empresa de Movilidad de la capital, que tenía entre sus planes la construcción de buses eléctricos para Transmilenio y los tranvías para Soacha y Facatativá.

En ese entonces la EEB anunció su decisión de acabar con la Empresa de Movilidad de Bogotá (EMB), con la cual la Administración del entonces alcalde Gustavo Petro pretendía modernizar al sistema Transmilenio con el reemplazo de la flota de buses contaminantes por buses eléctricos.

Con este anuncio prácticamente se frenó el tema del tren para Soacha y ahora las autoridades no hablan del proyecto.

Hace apenas un día el gobernador Jorge Emilio Rey participó en la asamblea número 50 de la Cámara Colombiana de la Construcción, Camacol, y se refirió exclusivamente al tren ligero Bogotá-Facatativá, presentándolo como un reto de competitividad que impulsará la integración, la productividad y el turismo, pero el de Soacha ni se mencionó.

En su intervención Rey dio a conocer los avances del departamento en materia de transporte regional y reiteró su apuesta por garantizar orden, competitividad y movilidad en la región. Sobre Soacha únicamente habló de las fases dos y tres de Transmilenio y aseguró que ya se cuenta con los diseños a nivel de detalle y que las obras beneficiarán a cerca de 210 mil usuarios por día. “En este proyecto se avanza para consolidar el cierre financiero con el cumplimiento del compromiso por parte del Distrito Capital”, expresó.

Pero Rey no dijo nada del tren ligero a Soacha, aunque sí lo hizo del proyecto que se piensa construir entre Bogotá y Facatativá, asegurando que es un reto de competitividad que impulsará la integración, la productividad y el turismo en la región. “La apuesta es una Cundinamarca ordenada con equidad territorial, que garantice servicios públicos y con una red de conectividad con interconexión rápida y efectiva entre los diversos puntos del departamento, respetando la autonomía de los municipios”, aclaró Rey Ángel.

Lo cierto es que ya nadie habla del tren ligero a Soacha; ahora los discursos se concentran en las fases dos y tres de Transmilenio y en la posibilidad de construir nuevas troncales del cuestionado sistema de transporte.

Foto: wikimedia.org