Varios son los líderes de Soacha que se sienten insatisfechos ante las respuestas dadas por la administración municipal a diferentes peticiones realizadas por ellos. Aseguran que en muchas ocasiones son víctimas del juego de “tirarse la pelota”, demoras en las respuestas y evasivas.


Tanto ediles como representantes de las Juntas de Acción Comunal y veedores, aseguran que su papel como representantes de la comunidad en ocasiones no es tomado en cuenta cuando radican solicitudes o inquietudes a las diferentes dependencias de la administración municipal.

“Lo fundamental de un cargo público, como ser edil, es que uno tenga el respaldo de la administración municipal para poder responder a la comunidad. Muchos habitantes han manifestado ciertas necesidades que ya fueron radicadas en las dependencias correspondientes, pero es la hora que de varias peticiones no he recibido respuesta alguna”, manifestó Eduer Lara, edil de la comuna uno.

En el caso del edil de la comuna uno, las peticiones puntuales que no ha recibo respuesta fueron radicadas el 19 de octubre a Servicios Públicos, haciendo referencia al daño de una alcantarilla. “Arreglar el daño en la alcantarilla y poner su tapa debe ser una necesidad con solución inmediata, ya que no es un tema que dependa de un banco de proyectos, además es una responsabilidad de la administración con la comunidad”, puntualizó, al tiempo que aseguró haber radicado varias solicitudes en la Dirección de Gestión Bioambiental, sin recibir respuesta alguna hasta el momento.

Quienes aseguran que hace falta compromiso en la administración municipal, dicen confiar de la disposición del alcalde por mejorar la calidad de vida de los residentes del municipio. Sin embargo afirman que algunos funcionarios carecen de la disposición para reconocer el trabajo y la representación de los líderes comunitarios y los veedores en Soacha.

Héctor Zabala, veedor de la comuna uno, quien ha estado pendiente de obras como la Casa de la Justicia en Compartir y el Centro de Desarrollo Infantil, entre otros trabajos y proyectos, asegura que varias de las respuestas que ha recibido apuntan a ser evasivas o al denominado juego de “tirar la pelota”.

“Como veedor envié oficio para solicitar un documento o información del proceso de las obras y la respuesta fue dada como por salir del paso, ya que no apunta a resolver la inquietud manifestada ni a ofrecer alternativas o soluciones. Cuando no es ese tipo de respuesta empiezan a remitirla de una dependencia a otra, y finalmente se queda sin ningún tipo de contestación”, aseguró Zabala.

Ante la situación que ha sido la misma durante décadas, los líderes para recibir respuesta o acción por parte de la administración municipal han optado por la radicación de derechos de petición, aun así siguen manifestando demoras en las respuestas y en varios casos han adelantado procesos jurídicos por silencio administrativo, después de lapsos de respuesta prolongados.