Lodo, barro y agua revuelta despertaron a los habitantes del barrio Olivares de Soacha

A pesar del aguacero que caía sobre las 10 pm en todo el municipio de Soacha, la mayor parte de los habitantes del barrio Olivares de la comuna tres dormían tranquilamente. Sin embargo a eso de las 11de la noche las sucias y contaminadas aguas del Río Claro y la falta de un adecuado alcantarillado, protagonizaron una emergencia que afectó a alrededor de 70 viviendas.


c.jpg

“Yo estaba acostado, eran como las 11:00 pm cuando escuché que los perritos chillaban y chillaban y ellos no ponen problema de noche. Entonces me levanté y cuando coloqué los pies en el piso los metí fue en el agua, estaba inundado. El barro estaba como a 10 cms, me levanté y luego pasó ese crecientón, me asusté y llamé al resto de mi familia y les dije que se levantaran porque nos habíamos inundado, yo vivo con dos hijos y dos nietos”, explicó Pedro Pablo Beltrán, habitante del barrio Olivares de Soacha.

“Yo vivo solo aquí al pie del caño, estaba dormido y a eso de las 11 pm escuché que sonaba algo, me fui a levantar y todo el barro estaba metido en la casa. Claro que afortunadamente yo le tengo varios cartones, periódico y tablas debajo del colchón y afortunadamente no se me alcanzó a mojar, pero los muebles, los zapatos y la ropa que había en la sala quedó vuelta nada”, narró Rosendo Jiménez Robledo, afectado por la inundación.

Pero no todos los habitantes contaron con la misma suerte. Muchas familias lo perdieron todo a causa del taponamiento de las alcantarillas y del desbordamiento del Río Claro.

“A mí se me perdió todo: la nevera, el jueguito de sala, la camas, los zapatos, la ropa y hasta el mercado porque el barro se entró a la cocina. La verdad no sé qué hacer porque era lo único que tenía”, expresó María Peña, habitante del sector.

Otras personas como doña Mireya Trujillo, aunque alcanzó a subir los muebles y lo que estaba en el primer piso, reconoce que la situación es difícil para muchas familias del barrio. “Cada vez que llueve es lo mismo. Uno está en el trabajo y no puede estar tranquilo porque lo llaman que está lloviendo y comienza la zozobra de que el agua se está entrando. Muchas familias lo perdieron todo anoche, entonces necesitamos que nos ayuden, que las autoridades hagan algo para que esto no vuelva a suceder”.

Y es que lo delicado del caso es que esta situación sólo se viene presentando desde hace aproximadamente tres años, justo desde que se construyó un alcantarillado que viene del barrio La maría, pasa por la Diagonal 1i y sube por la carrera 11 hasta el barrio Pablo VI. Testigo de este hecho es doña Gladys Acosta, presidente del barrio Olivares, quien reside desde el año 80 y ratifica lo dicho por los habitantes del barrio:

“Nosotros vivimos desde el año 80, antes llovía y no se inundaba, pero ahora, desde que metieron esta tubería es que nos inundamos. Desde hace unos tres años cada vez que llueve nos vemos afectados porque vienen revueltas, aguas lluvias y negras, y cuando no es el Río Claro, son las alcantarillas que se tapan. Anoche por ejemplo mire lo que pasó; después del fuerte aguacero el agua salió por las alcantarillas y las tuberías, subió a casi un metro dejando a muchas personas sin cama, sin cobijas, aunque gracias a Dios tenemos una alarma, activamos la sirena y la mayor parte se despertó y lograron levantar lo que más se pudo, pero muchos perdieron sus cosas”.

Alcalde Nemocón hace presencia en la zona

Muy temprano, el alcalde Juan Carlos Nemocón hizo un recorrido por el barrio Olivares para verificar la dimensión de la emergencia. Lo acompañaron funcionarios de la Secretaría de Planeación, de las direcciones Bioambiental y de servicios públicos, los Bomberos y representantes de la Car.

“Evidenciamos que hay aproximadamente 70 viviendas afectadas por el invierno en este sector a causa del desborde de la quebrada Rio Claro; el agua se ha devuelto por las alcantarillas y ha afectado a muchas familias, aunque hay un sector que impide el trabajo eficiente de la Car y las demás instituciones, puesto que las viviendas están construidas muy cerca al caño, entonces hay que tomar unas decisiones que primeramente tienen que conllevar a hacer respetar la ronda de los 30 metros de protección hídrica”, explicó el mandatario.

Nemocón dijo que esta misma tarde, después de recorrer el sector de Santa Ana de la comuna uno, se activará el Clopad y se remitirán ayudas a las familias damnificadas, al igual que comenzarán a operar dos vactor, uno para cada zona afectada.

“Vamos a traer una ayuda consistente en alimentos, mercados, frazadas, colchonetas y kit de aseo para las 70 familias afectadas, esta es una primera medida de emergencia pero tenemos que tomar acciones de fondo para evitar que esto siga sucediendo”, indicó.

Para el sector de Olivares esta tarde se enviará el vactor del departamento y para Santa Ana y Némesis llegará uno enviado por los constructores que operan en el municipio.