La red se dedicaba al microtráfico y utilizaba al animal para que avisara el acercamiento de militares, policía o gente sospechosa que pudiera obstruir las operaciones de los delincuentes.


La Policía de Cundinamarca reveló que una banda integrada por nueve indígenas emberá chamí usaba a una lora para que les avisara la presencia de la Policía y de personas sospechosas.

Así, los delicuentes tenían el camino libre para despachar estupefacientes en una amplia zona de Altos de Cazucá, mercado con el cuál se cree llegaban a conseguir aproximadamente un millón de pesos por noche. Además para generar terror en la zona, la red, también utilizaba prendas de uso privativo de las fuerzas militares, como camuflados y pasamontañas para despachar la mercancía y generar terror en la zona. Así lo informó el Coronel Flavio Mesa, Comandante de la Policía de Cundinamarca.

Se espera que durante el día las autoridades competentes le resuelvan la situación jurídica a la banda.

Fuente: El tiempo.com