El cambio recomendado por el Distrito facilita las cosas para el comercio, pero ahora quienes deben ajustar las medias son los usuarios.

Desde los centros comerciales se debe fomentar el correcto uso del tapabocas, mantener el control de aforo en las tiendas y establecer mayores puntos para el lavado de manos en sus instalaciones, ya que, si bien los protocolos de bioseguridad fueron modificados, esto no implica bajar la guardia en la prevención del virus.

“Aquí ya adoptamos las recomendaciones para que nuestros visitantes, independientemente de que no se les tome la temperatura o que no hagamos la desinfección de sus zapatos, mantengan rigurosamente el uso del tapabocas. Insistimos mucho en el lavado de las manos y hay múltiples puntos de desinfección para que la gente se sienta segura cada vez que nos visita” aseguró Andrés Hernández, gerente del Centro Comercial Santafé.

Carlos Betancourt, presidente de la Asociación de Centros Comerciales manifestó que haber implementado la toma de temperatura y la desinfección de zapatos o llantas fue un desperdicio de recursos. Pues según él, con el uso de termómetros digitales no se alcanzó a detectar ni siquiera un caso de fiebre por millón de visitantes.

“La toma de temperatura, el uso de tapetes, la limpieza de llantas son medidas que han demostrado mínima efectividad. En el caso de los centros comerciales estamos hablando de un absoluto desperdicio de recursos, que pudiéramos usar de una manera más contundente”, especificó el Gerente.  

Los centros comerciales de la capital tuvieron que adaptarse de nuevo para cumplir las indicaciones dictadas por el Distrito. Mientras tanto, se encuentran a la espera del posible levantamiento del pico y cédula, el cual podría quitarse este viernes dependiendo de la cantidad de casos activos y la ocupación de camas UCI en la ciudad. Esto aumentaría sin lugar a dudas sus ventas, pero también la rigurosidad y control en cada una de sus instalaciones.

Apoyo: elespectdor.com