La petición la hizo un grupo de conductores de servicio público de Soacha, al expresar su inconformismo por el escaso control que tanto la Policía de Tránsito y Transporte como la misma Dirección de Transporte están ejerciendo a este tipo de vehículos, pues manifiestan que mientras a ellos se les hace un estricto seguimiento, al transporte ilegal no se le hace lo mismo.


Aseguran los conductores que la situación los ha afectado seriamente, pues sus ingresos han disminuido considerablemente mientras que los usuarios prefieren utilizar el servicio ilegal, sin importar que la tarifa que estos cobran es prácticamente el doble de la autorizada para el transporte público, precisamente por la poca regulación que hay por parte de las autoridades:

“Hay vehículos de turismo y carros particulares que cobran $2000 por cada pasaje, la gente les paga eso a ellos a pesar de que sólo llegan hasta el puente de Soacha. Esto nos está afectando muchísimo, porque aparte de que nos quitaron el Pico y Placa y hay demasiados carros en las vías, los trancones son monumentales y la malla vial no da para tanto. Con el transporte ilegal se nos han bajado las ganancias, pero la cuota que debemos pagar a los propietarios no baja para nada, lo mismo pasa con el mantenimiento del vehículo y el impuesto de rodamiento. Las autoridades dicen que hay control contra estos vehículos, y que revisan que todas las condiciones se ajusten, pero resulta que los operativos sólo se hacen un día y ya, porque el transporte informal sigue como si nada”, explicó Diego Alarcón, conductor de servicio público.

“El trabajo se ha reducido mucho, hay mucha gente y muy pocos carros para atender tanta demanda. Hay muchos vehículos para las horas valle, pero muy pocos para las horas pico, por eso el trabajo está muy regular. Algunos de los puntos donde se estacionan los vehículos de transporte ilegal son el Portal del Sur y San Mateo (El Bosque), allí se hacen filas de carros particulares, escolares y de turismo, los policías ven que recogen pasajeros pero no hacen nada para evitarlo. La hora más crítica es entre las 5:30 y las 7:30pm, los usuarios pagan a los ilegales lo que sea, pero en los colectivos pagan lo que quieren, $1000 e incluso menos”, agregó Danilo Olarte, conductor de servicio público.

No obstante, otro de los conductores indicó que si bien es cierto el transporte ilegal ha aumentado, esto se debe a que muchos conductores no prestan su servicio adecuadamente a los usuarios:

“A nosotros nos hace falta el pleno cumplimiento de nuestro trabajo, si todos cumplimos pues vamos a tener un buen desempeño y la gente se va a beneficiar de eso, porque si hacemos la ruta completa y recogemos a los pasajeros, nos venimos con nuestro viaje y llegamos al paradero, todos nos vamos a beneficiar. El problema es que acá hay mucho carro que se devuelve, en hora de carga nadie se va hasta la punta para recoger a la gente, además hay mucha desorganización en el transporte. En Soacha sí hay mucho carro pirata, pero esa es la respuesta a que a veces nosotros no hacemos nuestro trabajo como debe ser. Si nosotros hacemos una buena labor, los usuarios y los conductores nos beneficiaremos. Hay inconformismo de la gente, porque hay quienes salen con el pato en la puerta diciendo que nada más van hasta el Portal o hasta Carrefour, la gente no sabe para dónde va, o si le toca pagar doble transporte, entonces eso no es justo”, expresó un conductor que pidió la reserva de su nombre.

Al responder sobre las inconformidades de los conductores, el Director de Transporte de Soacha, Jaime Ramírez, aseguró que se le ha solicitado a la Policía de Tránsito de Cundinamarca que efectúe operativos de manera periódica, a fin de contrarrestar el servicio de transporte informal. El funcionario aseguró además que dichos operativos se ha venido haciendo con presencia de algunos funcionarios de la Dirección de Transporte, encontrando que algunos conductores de servicio público incurren en faltas e infracciones, por lo que la Policía no puede ‘hacerse la de la vista gorda’, porque debe controlar todo tipo de ilegalidad:

“La norma no es sólo para los vehículos informales, sino también para los formales que están incumpliendo con las disposiciones de tránsito y transporte. Cabe resaltar que los operativos de estos días se han enfocado al transporte particular que se dedica al transporte público, pero aunque nos gustaría que los operativos se hicieran todos los días, la verdad es que en el municipio de Soacha tenemos únicamente 11 agentes de tránsito para atender todo lo que tiene que ver con el tránsito y el transporte. Por tal razón, no es posible que se efectúen operativos con la periodicidad deseada, aun así vamos a tratar de hacerlos con más frecuencia. Inclusive, la Policía viene hablando y coordinando, porque al fin y al cabo tanto en Bogotá como en Soacha hay convenios con las autoridades de tránsito para controlar a los vehículos de transporte ilegal. Se debe coordinar y efectivamente así se está haciendo”, expresó Ramírez.

Sin embargo el común de la gente coincide en manifestar que la culpa de la piratería es del mismo gremio transportador por el pésimo servicio que presta y debido a los atropellos que a diario cometen contra los usuarios.

«Uno como usuario prefiere coger un carro pirata, pagar dos mil pesos e irse tranquilo para la casa sin ninguna clase de atropellos», concluyó Jaime Sánchez, habitante de la comuna dos.