Como si fuera la panacea y un favor para el municipio, después de dos años y medio de empezar a construirse se inauguró el Centro Regional de Atención Integral a Víctimas en el sector de San Mateo. Lo llamativo es que no asistieron autoridades locales ni departamentales.


Desde que en julio de 2013 se anunció la construcción del Centro Regional de Atención Integral a Víctimas, con una inversión que superaría los cuatro mil millones de pesos y con la participación del gobierno nacional, la gobernación de Cundinamarca y la alcaldía de Soacha, se vendió la idea de que sería una de las mejores obras para el municipio. Sin embargo lo que no se dijo es que eso alimentaría aún más la llegada de desplazados a la ciudad.

“Me parece muy mal que sea precisamente en Soacha donde abran oficinas relacionadas con atención a los desplazados como la UAO, Familias en Acción, Red Unidos y ahora este centro; eso lo que hace es llamar la atención de estas personas para lleguen al municipio a extender la red de miseria que ya existe”, dijo Érika Maldonado, residente en la comuna cinco.

Lo cierto es que el proyecto siguió su curso y en octubre de 2015, el entonces gobernador Guillermo Rivera anunció que dos meses después se inauguraría el Centro de Atención a Víctimas. “Este es un proyecto emblemático no sólo para Cundinamarca sino para el país; es la evidencia de nuestro compromiso con la población víctima; es uno de los más importantes con los que contará Colombia”, expresó en aquel entonces el mandatario (e).

Y lo grave del caso es que el centro se habilitó no sólo para los desplazados de Soacha. Se abrió para atender además a víctimas de la región del Tequendama que cubre 14 municipios del departamento de Cundinamarca.

La inauguración se hizo el pasado 11 de febrero sin la presencia del alcalde de Soacha ni del gobernador de Cundinamarca. Asistió la directora de la Unidad de Atención y Reparación Integral para las Víctimas UARIV, Paula Gaviria; Alejandro Gamboa, director de la Agencia Presidencial para la Cooperación Internacional – APC; Stephane Jaquemet, representante del ACNUR en Colombia y Arnaud Peral, director de País del PNUD.

Foto: PNUD