Las pastillas anticonceptivas, siguen siendo un medicamento esencial para la vida sexual de la mujer. La semana pasada Estados Unidos celebró los primeros cincuenta años de esta píldora que revolucionó el mundo.


Hombres y mujeres de diferentes lugares del mundo celebraron el domingo 9 de mayo un acontecimiento que cincuenta años atrás revolucionó sus vidas, la aprobación en Estados Unidos de la píldora anticonceptiva.

La Agencia Federal de Alimentos y Drogas (FDA) anunció el 9 de mayo de 1960 que Enovid, una droga utilizada durante varios años para tratar desórdenes menstruales, era segura para ser utilizada como contraceptivo oral, y a partir de allí, millones de mujeres obtuvieron la libertad de hacer elecciones que previamente no tenían como opción.

Lo que luego se conocería simplemente como «la píldora» les dio a las mujeres la libertad de elegir cuándo tener hijos y cuántos tener, y esas simples elecciones cambiaron profundamente sus vidas.

Anteriormente fue denigrada por quienes la consideraban la puerta para el caos sexual, ahora, es considerada una verdadera plataforma liberadora por la mayor parte de las mujeres del mundo, la píldora anticonceptiva, 50 años después, es algo tan inevitable como deseado por quienes aún no tienen acceso a ella.

Más de 215 millones de mujeres la han utilizado durante este medio siglo para planificar sus vidas, pero otros 200 millones la mayoría en el tercer mundo aún no tienen un acceso fácil a ella, según datos de la organización Women Deliver. Es así que medio siglo después, la píldora es el segundo método anticonceptivo más utilizado en el mundo y el primero en todos los continentes, excepto en África y Asia, según un informe de Naciones Unidas de 2009.

Un 8,8 por ciento de todas las mujeres casadas o en pareja de entre 15 y 49 años la utilizan, y en Europa, Latinoamérica, el Caribe y Norteamérica, es su primer método anticonceptivo.