Con docentes altamente capacitados e instalaciones aptas y en crecimiento, el Jardín Emmanuel de la fundación Fundeser tiene sus puertas abiertas para atender a niños de escasos recursos con necesidades educativas especiales.


Desde hace tres años el jardín, ubicado en el barrio Villa Clara de la comuna dos, ha prestado el servicio a toda la comunidad de escasos recursos que no ha podido ingresar a los Centros de Desarrollo Infantil (CDI) del municipio o que no cuenta con el dinero para desplazarse hasta Bogotá por el mismo servicio.

Desde su creación ha tenido tres sedes, todas en Villa Clara, en las que se adecúa el espacio para prestar a los pequeños un servicio educativo óptimo que responda a las necesidades que les exige su entorno y condición de discapacidad. No obstante el enfoque del plantel está dirigido a toda la población de primera infancia del municipio, ofreciendo un espacio para aquellos que aún no han logrado inscribirse en las instituciones del municipio.

“Hasta el momento están vinculados más de treinta niños, entre los cuales un tercio requieren de tratamiento y educación especial, sin embargo cabe resaltar que comparten y aprenden junto a sus otros compañeritos. De esta forma promovemos desde la infancia espacios de inclusión para que desarrollen sus habilidades a la par”, resaltó Clemencia Rivera, rectora del Jardín.

A pesar de la labor que se está prestando a la comunidad, en el segundo cambio de planta presentaron problemas con las instalaciones, puesto que se percibían malos olores y la salud de docentes y niños se estaba viendo afectada, por ese motivo, fue necesario el traslado al lugar donde actualmente acuden los pequeños.

“Mientras estuvimos en ese tiempo fue muy difícil la labor de los docentes, ya que por problemas estructurales se presentaban malos olores en el sitio y estos influían directamente en la salud de todos; aún después de haber hecho las adecuaciones pertinentes, el problema persistió y fue necesario buscar un lugar más adecuado”, recalcó una madre vinculada a la institución.

A pesar de las dificultades, el servicio para la comunidad siguió creciendo de tal forma que se pudo abrir un espacio que ahora permite a jóvenes en condición de discapacidad y a adultos culminar sus estudios de secundaria.

“Contamos con excelentes profesores del Magisterio que están perfectamente capacitados para brindar una educación compacta y de calidad a los estudiantes vinculados a la fundación”, añadió la rectora.

Para concluir, la rectora hizo una invitación a los padres de familia con niños que tienen necesidades educativas especiales, a los jóvenes en condición de discapacidad y a los adultos que necesitan terminar su bachillerato para que se matriculen al tercer ciclo del 2016. El plantel se ubica en la Carrera 10 No 16-09, barrio Villa Clara, Soacha Centro.