Las quejas y reclamos por el aparente abuso en los comparendos e inmovilizaciones en Soacha continúan. Los afectados, incluyendo a concejales del municipio, denuncian irregularidades en los Patios y atropellos de la Policía de Tránsito de Cundinamarca, mientras que el nuevo coordinador de Área del SIETT asegura que esta situación ha disminuido y que muchas de los reclamos son indiscutibles.


Uno de los casos denunciados ocurrió el pasado mes de Mayo, cuando Gerardo Prieto, una persona parapléjica, habitante del barrio San Nicolás de Soacha, fue a realizarse unos exámenes a Bogotá. Su hermano, taxista de profesión, lo transportó en su vehículo de servicio público a la capital del país. Sin embargo, al regresar a Soacha y confiado de la condición de Gerardo, fue detenidos en la autopista sur sobre el cruce de la calle 22; allí, sin ningún escrúpulo, un Policía de Tránsito les inmovilizó el automotor.

“Se supone que la policía es una entidad gubernamental que está al servicio del pueblo y más al servicio de las personas discapacitadas como yo, a quienes deberían privilegiar y defender nuestros derechos, cosa que no se ve, porque parece que estuvieran pescando a las personas en delicadas condiciones para caerles encima. A mi hermano lo perjudicaron porque le hicieron perder el día de trabajo que representa más o menos 250 mil pesos, más 300 mil pesos que él tuvo que pagar entre grúa, parqueadero y todo; a él le salió el día como por 600 mil pesos, de los cuales a mí, sin tener recursos de dónde sacar, me tocó levantarle urgente 200 mil pesos, es decir, afectaron a mi hermano y me afectaron a mí, y eso no debería ser así”, sostuvo Gerardo Prieto.

Albeiro Castillo, Coordinador de Área en Soacha, de la alianza ‘Servicios Integrados Especializados de Transito y Transporte’ (SIETT), argumentó que desafortunadamente la ley fue muy clara para este caso. “Simplemente tenían que llenar la planilla para permitir la entrada del taxi a Soacha y colocarle la fecha, de esa manera hubieran evitado el problema. Al no ponerle fecha a la planilla, es una infracción para el taxista porque esta misma se podría utilizar una y otra vez de forma ilegal entre Bogotá y Soacha”.

Al igual que Gerardo, hay muchos otros casos de personas que han sido víctimas de injusticias y atropellos en Soacha por la forma irregular cómo la Policía de Tránsito de Cundinamarca, los Patios de Transito y el SIETT han manejado el tema de los comparendos e inmovilizaciones en Soacha, de los cuales periodismo publico.com ha informado en varias ocasiones, incluso los concejales del municipio han sido testigos de estas situaciones.

A Fader Tique, hijo del vicepresidente del Concejo de Soacha, José Wilson Tique, le inmovilizaron la semana anterior su camioneta de capacete cabina sencilla, destinada al transporte de carga, vehículo que no tiene restricción de pico y placa en Bogotá por orden de la Secretaría de Tránsito y Transporte del Distrito. Sin embargo, al regresar a Soacha, después de un día de trabajo normal, a Fader le inmovilizaron su vehículo en la autopista sur a la altura del puente peatonal, ya que supuestamente en el municipio el pico y placa para este tipo de vehículos no es igual que en la capital. Es decir, Fader no tuvo problema para movilizarse a Bogotá en su medio de trabajo en horario de pico y placa, pero extrañamente cometió una infracción solo por entrar al municipio.

La respuesta de Castillo para este caso fue: “El pico y placa en Bogotá y Soacha opera con los mismos números, más no para los mismos tipos de vehículos”.

“Ahí se ve esa parcialidad, no hay derecho. Al que paran, o paga o se lo llevan como sea, no hay posibilidad que a usted lo paren y se salve. A mí se me han presentado varios casos pero la verdad uno queda desilusionado, porque se denuncia pero no sé qué pasa”, afirmó Wilson Tique, quien además agregó que la policía ha entrado a los barrios a imponer comparendos: “Es que a los barrios no pueden entrar ellos a hacer control, pero se entraron por la vía de Alfa, allá los encontré un día haciendo operativos. Yo les tomé unas fotos y apenas me vieron se fueron, aunque le alcanzaron a quitar plata a la gente”, concluyó el concejal.

No obstante, el coordinador de área del SIETT considera que este problema ha disminuido desde su administración: “Yo la verdad no he tenido conocimiento de ese tipo de cosas en los casi seis meses que llevo acá; es que antes pasaban por toda la séptima parando los carros y recogiéndolos con grúas y todo, pero desde que yo estoy aquí, no. Los mismos concejales me han dicho que las quejas se han mermado, aunque el problema en sí es que nadie entiende a la gente, acá han venido los Presidentes de las JAC de conjuntos residenciales para que la policía empiece a hacer comparendos, y los policías empiezan a sacar partes y entonces se queja la otra parte de la población; eso parece como los campesinos en medio de los Paramilitares y la Guerrilla”, agregó Castillo.

Al contrario de lo que opina el encargado del SIETT, el concejal del municipio, Andrés Jaramillo, manifestó ser testigo de las llamadas ‘grúas cazadoras’, que andan al asecho de la mínima falta para inmovilizar cualquier vehículo: “Días atrás, a un gran amigo mío le inmovilizaron una camioneta de placas públicas en la carrera 7 con calle 19, frente a IDIME. La mamá de él tenía unas terapias, y mientras estacionó para que ella se bajara, llegó el policía en moto y detrás la grúa; se llevaron el vehículo a los patios ‘El Tigre’.
Prácticamente el policía no le da tiempo de nada al conductor, esa serie de cosas son vacios muy grandes que lo llevan a uno a pensar que en realidad están incumpliendo y abusando de la comunidad y de la misma ley, aprovechando que la gente desconoce la norma. Del mismo modo todo es un negocio, porque hay que pagarle a la grúa, a los patios, a los asesores, al SIETT, a Cundinamarca, y todo se vuelve un sinnúmero de dinero que posiblemente pueden llegarle a quitar a una persona entre 600 y 700 mil pesos en uno o dos días, sin motivos suficientes, cosa que es bastante injusta”, expresó el cabildante.

“A nadie le parece que un comparendo sea justo, todos vienen a reclamar aquí asegurando que no cometieron tal infracción y luego llega el policía con los videos y ahí sí se quedan callados. Vea, en una vía principal es prohibido parquearse así sea por 10 minutos o por un minuto. Es que hay casos que sí son indiscutibles”, respondió Castillo respecto al tema. No obstante, resulta una ironía ver con frecuencia vehículos de la policía que se parquean por horas en la carrera séptima.

Además de los caprichosos comparendos y de las ‘grúas cazadoras’, otra modalidad de atropello al ciudadano es el conocido estudio de gases, que por lo general se realiza a la altura del centro comercial Mercurio y en otros puntos de Soacha, ya que según algunos testigos, dicho análisis parecen estar programados para que ningún vehículo los pase.

“Eso es un robo total, ese carro está programado para que nadie pase la prueba, así sea un vehículo modelo 2011, porque a mí me pasó, y si es un carro más viejito pues peor; después viene la grúa y toca pagarle para que lleven el carro pa’ los patios, aparte también toca pagar grúa para sacarlo porque supuestamente el carro no puede contaminar ni un kilómetro”, expresó Elber Ochoa, residente de San Mateo.

El personero de Soacha, Henry Sosa, quien ha encabezado varios debates en contra de los fraudes en el tema de tránsito, confesó que pese a emitir la circular 002 donde esclarece los parámetros que deben respetarse en los procedimientos de infracción, la policía y algunos funcionarios han seguido cometiendo estos abusos:
“Desafortunadamente las denuncias continúan, parece que ha habido oídos sordos a las circulares, nosotros seguimos recibiendo y emitiendo denuncias a la gobernación de Cundinamarca”.

Sosa aprovechó para recordarle a los habitantes de Soacha las medidas para prevenir estas injusticias: “Conocer la ley, conocer el Código Nacional de Tránsito, sus derechos, informarse bien sobre el tema y saber a dónde acudir cuando consideren que les están violando sus derechos. Y una recomendación, antes de firmar un comparendo, leer lo que van a firmar, entender… y si no lo entienden, por lo menos pedir explicaciones; pero mientras no lo hagan, va a ser muy difícil controlar esas situaciones. También cabe recordar que la ley 769 esclarece que el comparendo es una citación, no una sentencia, por eso el infractor no está obligado a cancelar el valor de la multa para poder sacar su vehículo de los patios. Además el infractor tiene la opción de no firmar el comparendo sí cree que la sanción es injusta, y luego en audiencia aportar sus pruebas. Si lo firma, tiene la posibilidad de expresarse en el espacio de observaciones que aparece en el comparendo”.

Al contrario de lo manifestado por el Personero de Soacha, Albeiro Castillo anunció que sí hay casos en los que se debe cancelar la multa antes de sacar el vehículo de los patios, y que la normativa de la Secretaría de Tránsito de Cundinamarca los establece claramente. Uno de estos casos es: ‘No detenerse ante una luz roja o amarilla del semáforo, alguna señal de pare o un semáforo intermitente en rojo’.

Finalmente, varias de las personas entrevistadas creen que la solución a estos problemas de corrupción es la creación y puesta en marcha de la Secretaría de Tránsito y Transporte de Soacha, para que sea el Municipio y no el departamento de Cundinamarca, quien tenga un control directo de estos casos, y el dinero producto de multas y comparendos, se quede en la ciudad.