Desde la salida de Fernando Delgado de la Secretaría de Movilidad de Soacha confluyen intereses politiqueros que no han dejado nombrar a un titular que asuma con carácter y decisión las responsabilidades propias de esta dependencia, donde se dice hay un presupuesto generoso.


autopista.jpg

Inicialmente se dejó encargado a Duván Mestizo, pero posteriormente sonó fuerte el nombre de Andrés Jaramillo, persona que en principio estuvo lejos del alcalde Eleázar González y la representante Betty Zorro, pero que con el correr de los días y estando en el Ministerio TIC, se acercó a los dos.

Una fuente extraoficial y cercana a este medio, dijo que en el seno del Concejo se tejió la traba para evitar que Jaramillo llegara a la Secretaría de Movilidad, teniendo en cuenta que “es una dependencia que mueve bastante dinero y se requiere quedar en manos de alguien que esté aún más cerca al gobierno”.

El nombramiento de Jaramillo se barajó, según la fuente, porque no cumplía el perfil para asumir el cargo. Sin embargo, al parecer desde el cabildo se promueve la llegada de César Rico o “Chuchín”, exconcejal, exfuncionario de la gobernación y hombre cercano a la familia Ramírez.

No es secreto decir que a la Secretaría de Movilidad de Soacha llegan importantes recursos provenientes de distintos lados: el porcentaje que le corresponde por los trámites, multas y todo lo que el concesionario realiza; una parte de la operación de las ZER (Zonas de Estacionamiento Regulado) y el manejo de las empresas locales de transporte, lo que se traduce en importantes recursos que ahora se pelean algunos líderes políticos.

Lo delicado del caso es que el secretario encargado no agiliza y la ciudad necesita decisiones prontas para avanzar en movilidad. “No sé qué hacen la plata porque uno ve todos los días lo mismo: las calles rotas, no hay señalización, no hay policías de tránsito y cuando hay trancones internos jamás aparecen”, aseguró José Antonio Sarmiento, residente de la comuna uno.

Lo cierto es que la Secretaría de Movilidad se creó con la expectativa de tener autonomía como municipio, incluso el exalcalde Juan Carlos Nemocón en repetidas ocasiones manifestó que Soacha sería autónoma en el manejo de la Autopista Sur, pero lo que hoy se demuestra es que esta dependencia se creó como un fortín politiquero que en nada le ayuda a la ciudad.